La prioridad que debe darse a la compra oportuna de medicamentos y vacunas y su adecuada distribución ha quedado bien evidenciada con las crisis por carencia de estos insumos que en México vivimos desde hace más de un año.

En vacunas las insuficiencias más notorias son de BCG contra tuberculosis para recién nacidos -llevan más de un año sin surtirse-, la de sarampión -y a consecuencia de ello hay rebrotes del virus- y de VPH para preadolescentes. En algunas clínicas ni la del tétanos se encuentra.

Tanto de BCG como de VPH el Gobierno en 2020 compró casi nada: menos de 80% respecto de años anteriores, conforme datos del Instituto Farmacéutico (Inefam).

La de Neumococo sí se compró pero está atorada en almacenes, clara consecuencia de haber eliminado a rajatabla los canales de distribución conque operó el sistema por 3 décadas. Las vacunas tienen corta caducidad y si no hay celeridad en el reparto el riesgo es que caduquen en bodega.

El caso de la vacuna anti influenza es diferente.

En influenza el problema es una sobredemanda de vacunas como nunca, y las que llegaron son apenas 10% más que años anteriores. Anualmente el Gobierno compra 30 millones de dosis de la trivalente Vaxigrip; este año -conforme lo reportado por el proveedor Sanofi- serán unos 34 millones, insuficientes para tanta gente que desea aplicársela.

Ni en sector privado se encuentra la vacuna antiinfluenza; nos enteramos que se retrasó en Cofepris el registro para la tetravalente (en este caso Fluzone) con el argumento de que no se liberaría hasta que el proveedor termine de proveerle al sector público. Parece que ya la liberaron pero sigue sin fluir bien a los consultorios privados.

OPS las comprará hacia adelante

La novedad es que hacia adelante la compra de vacunas para México será a través del fondo rotatorio de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), y hay señales de que subirá históricamente la cantidad de dosis. (Ver gráfico)

Lista de vacunas a adquirir mostrado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Fuente: Instituto Farmacéutico (Inefam)

Conforme un análisis de Inefam, de Enrique Martínez y José Carlos Ferreyra, lo que OPS calcula adquirir serían unas 135 millones de dosis. Ello significaría una inversión cercana a los 14,000 millones de pesos, mucho más que los 8,000 millones de pesos que ha valido el mercado público de vacunas en México.

La duda es de dónde saldrán esos recursos, porque en el PEF para 2021 el monto para vacunas fue a la baja. O, ¿será que esa adquisición de OPS es más bien para 2022? Y entonces surge otra duda: ¿Cómo le hará UNOPS y el Gobierno mexicano para que en 2021 se resuelva de una vez por todas el terrible desabasto de vacunas?

UNOPS lleva retraso de 2 semanas

Por eso es tan vital que la esperada compra UNOPS no se siga atrasando, porque así como vamos, en el 2021 los problemas de desabasto continuarán. Desde hace dos semanas el organismo internacional debió haber arrancado la megalicitación, pero no hay señales del banderazo de salida con la convocatoria a los productores de todo el mundo expectantes.

Una de dos: O siguen esperando que el aspecto regulatorio termine de quedar bien planchado para el ingreso sin trabas de productos de cualquier rincón del mundo; o esperan que el Gobierno mexicano les suelte el presupuesto para concretar la compra por lo pronto para las 384 claves de proveedor único, oncológicos e infecciosos que sumarán unos 32,000 millones de pesos, según informó el secretario de Hacienda, Arturo Herrera.

El gran total serán 90,000 millones de pesos para 2,100 claves de fármacos y dispositivos médicos que se supone deben surtirse a partir de abril, pero para lo cual ya se está haciendo tarde.

Otro aspecto no aclarado es cómo cubrirán el abasto de enero a marzo. Ya estamos a mes y medio de que empiece 2021... UNOPS emitió invitación a la industria para surtir en ese primer trimestre pero no ha concretado alguna compra.

Tal parece que las compras de emergencia -discrecionales, ineficientes y a mayores costos- continuarán aún por varios meses. De hecho, hace unos días el Diario Oficial publicó un acuerdo para extender contratos; así, las instituciones de salud podrán hacer pedidos en el 2021 con contratos del 2020. Con ello formalizaron una práctica desordenada que se viene haciendo desde el 2019. Lo único que hace ver esta decisión es que se están cubriendo ante posibles retrasos o desatinos en la megacompra esperada para el próximo año. Tal parece que la curva de aprendizaje de la actual administración se sigue alargando.

¿Quién controla pruebas para vacuna china?

Grandes incógnitas hay en torno a las pruebas de la vacuna de CanSino de origen chino que llegaron a México. Se hizo el anuncio con todo en la mañanera, replicado por todos los medios, y se dijo que para la ciudad de México habrá unas 5,000 dosis para probarse entre capitalinos. Pues llegaron personas al Instituto de Nutrición donde se mencionó como uno de los centros donde se probará, pero ahí les dijeron que no sabían nada.

Siendo un estudio fase III de una vacuna pandémica de tal trascendencia mundial, lo menos que se esperaría es que haya un cuidado total y una claridad completa en torno al organismo que las monitoriza y en torno a quién las supervisa para asegurar la confiabilidad de los resultados. Pero no…

maribel.coronel@eleconomista.mx

kg

Maribel Ramírez Coronel

Periodista en temas de economía y salud

Salud y Negocios

Comunicadora especializada en salud pública y en industria de la salud. Cursando la maestria en Administración en Sistemas de Salud en FCA de la UNAM.

Fundadora en 2004 de www.Plenilunia.com, concepto sobre salud femenina. Me apasiona investigar y reportar sobre salud, innovación, la industria relacionada a la ciencia, y encontrarle el enfoque de negocios con objetividad a cada tema.