Contra viento y marea, los ahorros de los trabajadores en las afores registran plusvalías con máximos históricos.

Al cierre del mes de octubre de este año 2019, los saldos en las cuentas individuales de los ahorradores del Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) registraron 11 meses consecutivos de plusvalías.

La cifra total acumulada de las plusvalías es impresionante.

De enero a octubre, las plusvalías ascendieron a 436,041 millones de pesos.

Esa cantidad representa un rendimiento nominal acumulado durante el año de 13.3% en relación con los saldos al cierre del 2018.

A pesar de los pesares

La cascada de plusvalías en el saldo de ahorro de los trabajadores se registra a pesar de la volatilidad en los mercados financieros nacionales e internacionales.

La acumulación de estos registros positivos se observa en un contexto de malas noticias en el panorama nacional.

En el primer semestre del año en curso, se registró la revisión de las calificaciones de la deuda de Pemex y la modificación de estable a negativa de la calificación de la deuda soberana de México, por parte de algunas agencias calificadoras.

Se agregaron otros dos factores negativos: el mal desempeño de los índices accionarios de la Bolsa Mexicana de Valores en mayo y la declaración de quiebra de Oro Negro en junio.

En el plano internacional se intensificó la guerra comercial entre Estados Unidos y China, y recrudecieron los fenómenos geopolíticos en el ámbito internacional.

Además México recibió la amenaza de la imposición de aranceles por parte de los Estados Unidos a las importaciones provenientes de México y fenómenos geopolíticos en el ámbito internacional.

Miedo, el pivote

El miedo, o como lo dicen de manera más elegante los analistas económicos especializados, la aversión al riesgo, explica el registro continuo durante casi un año de las plusvalías.

Las plusvalías obtenidas a lo largo del primer semestre del año se explican fundamentalmente por la mayor percepción de aversión al riesgo por parte de los inversionistas.

Además, el interés tiene pies. El elevado rendimiento que ofrece el mercado mexicano es un atractivo notable, frente a un escenario de volatilidad internacional.

Ha servido como una especie de imán que atrae a los inversionistas el diferencial entre las tasas de interés en México y las tasas de interés de otros activos en las principales economías avanzadas del mundo.

La incertidumbre ha propiciado que los inversionistas institucionales, incluidas las administradoras de fondos globales, se refugien en activos de bajo riesgo con los mejores rendimientos, entre ellos los de algunas economías emergentes como la mexicana.

En particular, las afores, en congruencia con su responsabilidad fiduciaria para con los trabajadores, han aprovechado los altos rendimientos que han venido ofreciendo los valores gubernamentales nacionales a distintos plazos.

Las cifras

Cada mes, las plusvalías han sido notables. Pero ha habido meses en los que han alcanzado picos impresionantes.

Los meses de junio y agosto destacan con 77,117 millones de pesos y 65,432 millones de pesos, respectivamente.

La del mes de junio fue la cifra más alta para cualquier mes desde enero del 2009 en que la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) inició el cálculo mensual de las plusvalías, es decir, desde que las comisiones que cobran las afore se homologaron a un porcentaje de los saldos administrados.

De enero a marzo las plusvalías rondaron los 50,000 millones de pesos o incluso superaron la cifra.

En diciembre del 2018 cerraron con 28,531 millones de pesos.

Los meses de enero, febrero y marzo las cantidades fueron por 52,160; 56,540 y 49,057 millones de pesos.

En abril y mayo observaron descensos a 39,627 y 6,426.

Después del pico de junio de 77,177 millones de pesos, en julio registraron un bache, a 9,327 millones de pesos para volver a elevarse a 65,432 millones de pesos.

En septiembre y octubre las cifras fueron buenas: 41,651 y 38,704 millones de pesos.

El total fue de 464,572 millones de pesos.

Las cifras de las plusvalías han sido impresionantes a lo largo del año, a pesar de los pesares.

La adversidad al riesgo y las altas tasas de interés han sido los factores fundamentales que explican el comportamiento positivo del saldo de los ahorros del SAR.

ATISBOS

BAÑOS DE PUEBLO. El presidente dijo que el equipo “técnico” —así se refiere a su equipo económico— necesita darse “baños de pueblo”. De rebote le llegó al secretario de Hacienda, Arturo Herrera, sin duda, de manera inmerecida, porque si hay alguien que ha hecho un buen trabajo, es precisamente el titular de las finanzas públicas.

UMA. El jefe del ejecutivo conminó a los legisladores que sean cuidadosos y no vayan a perjudicar a los trabajadores en la revisión y modificación constitucional para cambiar la Unidad de Medida y Actualización (UMA) a salario mínimo para calcular las pensiones. Es un tema delicado. Ojalá que no se precipiten.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.