Airbus me dirigió una carta. La firma Fred Gallart, CEO Head de Latam de Airbus. Celebro que una empresa ventile un asunto de interés público: la Red Nacional de Radiocomunicación (RNR). El analista no debe molestarse porque alguien ejerza su derecho de réplica si eso contribuye a que los lectores sepan más. La misiva se halla al final de mis artículos “La Red Nacional de Radiocomunicación vs. dos pandemias” y “Policías sin radiocomunicación”. Me motiva a seguir escribiendo del tema.

Airbus dice que la RNR no es obsoleta. Un comunicado de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (31/10/19) se titula “Se modernizará la red nacional de radiocomunicación para la seguridad pública del país”. Yo entiendo que la RNR no es moderna. Otro comunicado, ahora de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (18/12/19), se titula “Condujo la SCT procesos y pruebas en apoyo a la modernización de redes de seguridad pública”. Dos instituciones técnicas hablan de “modernizar”.

El origen del debate es el acuerdo del Consejo Nacional de Seguridad Pública de 2017 que instruye al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública para que en coordinación con la Oficina del Comisionado Nacional de Seguridad realizara un diagnóstico de la RNR, para garantizar su operación, mantenimiento y “actualización”, “en concordancia con el estado de la tecnología y buscando la libre competencia”. O sea, la RNR no está actualizada.

No moderna y no actualizada es sinónimo de obsoleta, no busquemos laberintos semánticos. Sin embargo, tiene razón Airbus. La RNR no es obsoleta sino la tecnología Tetrapol TDM de Airbus, la cual quiere actualizar y modernizar a IP. El estudio prospectivo que realizó el Instituto Politécnico Nacional (IPN) para el Secretariado Ejecutivo dice (p. 110) que las redes estatales han comenzado la migración de sus redes a tecnologías con conexión IP para “solucionar el problema de la obsolescencia tecnológica”. En todo momento se refiere a la tecnología Tetrapol TDM de Airbus. No lo digo yo sino el diagnóstico del IPN.

Ojalá fuera yo quien calificara la red. Pero en la encuesta que realizó el IPN fueron los policías quienes evaluaron los servicios de la RNR con una calificación de 5 sobre 10. “Lo anterior es el reflejo de los problemas que los usuarios experimentan al utilizar la red.”

La carta dice que “la tecnología con protocolo abierto Tetrapol IP que provee Airbus SLC y sobre la cual opera actualmente la RNR es de última generación”. No confundamos a los lectores. Ya quisiera Airbus que toda la RNR tuviera su tecnología Tetrapol IP, pero hay redes híbridas TDM/IP y entidades de la República e instituciones que operan con otra tecnología.

Otra inexactitud de la misiva de la empresa francesa: “hoy la RNR garantiza de manera prioritaria la interoperabilidad”. Si esto fuera cierto no sería el tema central sobre el cual gira la modernización de la RNR. No soy yo sino el senador Cruz Pérez Cuéllar quien en una iniciativa de ley señala que “la red actualmente no permite una efectiva interoperabilidad de las características, tecnología, infraestructura y sistemas empleados en la radiocomunicación, video-vigilancia, servicios de llamadas de emergencia y centros de control, comando, cómputo y comunicaciones que operan las instituciones de seguridad pública”.

El comunicado de la SCT señala que elaboró una “maqueta de pruebas de interoperabilidad entre las diversas tecnologías para radiocomunicaciones de seguridad pública existentes en el mercado. Estas pruebas se enfocaron en la interoperabilidad entre tecnologías de banda angosta”. La SCT lo anota más claro: “los protocolos de pruebas aplicados a la maqueta tuvieron tres objetivos: ii) demostrar la interoperabilidad entre empresas que usan la misma tecnología, y iii) la interoperabilidad entre tecnologías diferentes”.

Dice Airbus que “la realidad actual de la RNR es que hoy existen 32 redes estatales y 5 federales totalmente interconectadas”. La realidad es que no es cierto. Airbus dice que 12 estados ya operan en totalidad sobre Tetrapol IP, otras 14 entidades se encuentran en forma híbrida y 6 estados restantes están avanzando en su proceso de actualización a IP.

Este es el problema de fondo: los estados están adquiriendo tecnología Tetrapol IP de Airbus sin que el Secretario Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública haya implementado la estrategia y publicado los lineamientos en materia de radiocomunicación indispensables para la seguridad pública del país. Sin lineamientos, la Guardia Nacional hizo una asignacion directa a Airbus por 153.4 millones de pesos. Urge que el Secretario Ejecutivo publique los lineamientos técnicos que permitan la interoperabilidad e interconexión de las comunicaciones de las instituciones de seguridad pública. Esa asignación a Airbus es cuestionable por directa y porque se hizo sin lineamientos.

Airbus señala que su protocolo es abierto y estándar. Es cerrado, es propietario y no es un estándar. Para ello se requiere transitar por un organismo internacional de estandarización como la European Telecommunications Standards Institute (ETSI), la International Organization for Estandardization (ISO) o la Telecommunications Industry Association (TIA).

En Wikipedia se lee que “Tetrapol no se puede considerar un estándar”. Y señala algo revelador: “esto da como resultado que ningún otro fabricante importante desarrolla actualmente esta tecnología. Esto supone un hándicap para los compradores de Tetrapol ya que al no haber opción de adquirir productos a otros fabricantes, los precios de los productos Tetrapol son más elevados que los de otras tecnologías multimarca”.

Esto mismo advierte el diagnóstico del IPN (p. 135) que retrata así Tetrapol: “existen compañías que desarrollan tecnología buscando obtener de ese desarrollo un beneficio económico, este tipo de tecnologías son llamadas propietarias y, por lo tanto, carecen de un estándar que las respalden. Esto a su vez provoca que el mercado de esta tecnología sea monopólico, es decir, que no exista un ecosistema competitivo, aunado al hecho de que la compatibilidad entre sistemas no está garantizada”. ¿Así o más claro?

Airbus ha estado repartiendo cartas a otros medios cuyos contenidos no coinciden con su visión de negocio. En otra misiva a otro periódico dice que la Guardia Nacional, la Secretaría de la Defensa Nacional, la Armada de México y otras entidades de los tres niveles de gobierno se encuentran interconectados a través de más de 200 mil terminales. En mi carta aclara que las 32 redes estatales y 5 federales en el país están totalmente interconectadas a través de 110 mil dispositivos. ¿A cuál carta le hacemos caso? Airbus no aclara que Sedena, Semar, Fiscalía General de la República, los estados de Yucatán, Jalisco, Nuevo León y Guanajuato, además de Pemex, no utilizan Tetrapol sino tecnología P25.

La RNR fue establecida en 1999, pero no es lo mismo los tres mosqueteros que 20 años después.

*El autor es presidente de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi).

Twitter: @beltmondi

Jorge Bravo

Analista de medios y telecomunicaciones y académico de la UNAM

En comunicación

Estudio los medios de comunicación, nuevas tecnologías, telecomunicaciones, comunicación política y periodismo. Autor del libro El presidencialismo mediático. Medios y poder durante el gobierno de Vicente