Hemos escuchado o leído historias de éxito en donde a raíz del surgimiento de alguna idea, se desarrolla y se consolida una empresa. Inicial y usualmente en México, se integra por miembros de una familia y con el paso del tiempo, esta empresa familiar comienza a evolucionar, institucionalizar y profesionalizar todas sus áreas.

Para que el negocio sea competitivo y sustentable en el tiempo, sin duda el reto más grande en una empresa de estas características es inducir la profesionalización de sus procesos, ya sean productivos o administrativos, sobre todo, en las primeras generaciones de la familia.

Académicos de la Universidad de Las Américas Puebla mencionan que en México 83% de las empresas son familiares y aportan 53% del PIB, lo que conlleva a tener una gran relevancia en temas de desarrollo económico. KPMG menciona que al menos 70% de las empresas desaparece antes de llegar a su tercer año de vida, también señala que muy pocas empresas sobreviven a la tercera generación, de ahí que se estime que una empresa gestionada de manera institucional alcance a vivir el doble que una empresa familiar.

Las empresas del sector agroalimentario y rural juegan un papel muy importante dentro de nuestra vida diaria, ya que gracias a ellas podemos tener alimentos de primera necesidad en nuestra mesa y la gran mayoría de estas empresas es familiar, de varias generaciones anteriores que cada día están buscando evolucionar y estar a la vanguardia en los diferentes procesos de calidad, de administración, de contabilidad y de finanzas.

Los Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura, FIRA, entidad de fomento originada en el Banco de México, desde hace más de 64 años apoya a este tipo de empresas familiares con subsidios tecnológicos para contratar servicios de asesorías, consultorías y capacitación, con el objetivo de tener mejores procesos, lograr un crecimiento constante y un desarrollo productivo sostenible.

En ese sentido, FIRA no sólo busca que los proyectos que apoya lo sean, sino que las mismas empresas se enfoquen en lograr su propia sostenibilidad a través del tiempo.

Es importante que los líderes de las empresas y sus integrantes, estén conscientes de la necesidad de la profesionalización al interior, ya que, de lo contrario, les será muy difícil introducir y adoptar las innovaciones requeridas. Una vez logrado esto, tendrán que someterse a una serie de capacitaciones o procesos profesionales de coaching con expertos en diferentes materias, quienes podrán guiarlos al logro de los objetivos planteados.

*Cupertino Gerón Díaz, Ángel Muñoz Hernández y Tomás López González son residente estatal, especialista y promotor de FIRA en Aguascalientes, respectivamente. “La opinión aquí expresada es de los autores y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA”.

[email protected]

amunozh@fira.gob.mx

[email protected]