Ayer se destacó en este espacio el sobresaliente crecimiento que la producción de algodón registró en México en el 2017. Además de las mejoras en el manejo del cultivo y el uso de semilla genéticamente modificada, otro factor que ha influido de manera decisiva en el incremento en la superficie sembrada de algodón es una recuperación considerable del precio promedio pagado al productor

En el 2016, el precio nacional registró un incremento anual de 28.2%; si a este precio se le compara con el precio pagado en el 2009, la variación es de 95.5 por ciento.

El precio en el mercado nacional sigue un comportamiento similar al precio internacional.

El precio promedio del algodón #2 en Estados Unidos durante el 2017 fue mayor en 11.8% al registrado en el 2016. Para el ciclo 2017/18, de acuerdo con datos del USDA, la relación de inventarios/consumo podría experimentar una disminución anual de 3%, lo cual podría ser un factor para dar sostenimiento al precio internacional, al menos en los niveles actuales.

Además, se espera que para el mismo ciclo 2017/18 el consumo mundial de la fibra se incremente a una tasa anual de 4.8 por ciento.

Finalmente, otro factor que también puede explicar el incremento en la superficie sembrada es una mayor demanda de la fibra por parte de la industria textil, misma que durante el 2017, de acuerdo con datos de la Cámara Nacional de la Industria Textil (Canaintex), registró un incremento de 1.13% en el valor de sus exportaciones de productos textiles, con relación al 2016.

En México, los principales estados productores de algodón son Chihuahua, Coahuila y Baja California.

Destaca el caso de Chihuahua, que durante el año agrícola 2016 concentró 67.8% de la producción nacional, mientras que en el 2017 su participación creció a 69.2 por ciento.

Los meses de mayor producción de algodón en México son octubre y noviembre, durante los cuales se concentra más de 50% de la producción total del año agrícola.

De acuerdo con el reporte de intención de siembra 2018, publicado por SIAP-Sagarpa, para el año agrícola 2018 la superficie sembrada podría superar nuevamente las 200,000 hectáreas, con lo cual se podría alcanzar una producción de 953,710 toneladas de algodón hueso.

Por otra parte, de acuerdo con datos de la Comisión Intersecretarial de Bioseguridad de los Organismos Genéticamente Modificados (Biogen), se han otorgado permisos de liberación para 233,480 hectáreas de algodón en fase experimental para el ciclo primavera-verano 2018, a establecerse en Chihuahua, Coahuila, Durango, Baja California, Sonora y Tamaulipas.

*Armando Nieto Contreras es especialista en la Subdirección de Análisis del Sector en FIRA. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

anieto@fira.gob.mx