De acuerdo con la FAO, para el 2015 se pronostica que la producción mundial de carne de pollo alcanzará la cifra récord de 87.4 millones de toneladas, cifra superior a la producción obtenida en el 2013 y en el 2014, que fue de 84.5 y 86 millones de toneladas, respectivamente.

Se espera un aumento en la producción de Estados Unidos, principal productor de carne de pollo en el mundo, seguido por Brasil, la Unión Europea e India. La principal causa del aumento en la producción es la creciente demanda del producto, motivada por un menor precio respecto de la carne roja. Por otro lado, se prevé que la producción en China para el 2015 se mantendrá al mismo nivel que en el 2014 debido a que su demanda interna por la carne de pollo ha disminuido en los últimos años.

En el 2015, se augura que el consumo mundial de carne de pollo aumente 1.17 %, para alcanzar 85.1 millones de toneladas, con lo que se contempla que Estados Unidos destaque de nueva cuenta como el principal consumidor mundial de este cárnico, manteniendo así su tendencia de crecimiento desde el 2012 para llegar este año a 14.4 millones de toneladas. La cifra mundial en el consumo de este producto es 2.4 % mayor al consumo registrado en el 2014 por la población estadounidense, cuando fue de 14 millones de toneladas. En contraste, para China se proyecta una ligera caída de 0.19% durante el 2015 comparada con el 2014 (FIRA, con datos de la FAO).

En México, para el 2015, se pronostica un ligero aumento en la producción de carne de pollo para llegar a un total de 3.15 millones de toneladas. En el 2014, la producción de carne de pollo en el país dato preliminar fue de 3.06 millones de toneladas; esta producción fue superior en 1.9 % a la obtenida en el 2013 (3 millones de toneladas). La producción nacional es liderada por los estados de Aguascalientes y Querétaro, con 11% cada uno, seguidos muy de cerca por la región de La Laguna y Veracruz, con 10% cada uno, y Jalisco con 8%; los anteriores, en conjunto, generan 50% de la producción nacional.

El incremento en la producción nacional de carne de pollo que se ha registrado desde el 2013, así como el esperado para este 2015 se debe principalmente a las mejoras en las condiciones de producción y al control de la gripe aviar. De igual forma, se prevé que el incremento del consumo de esta carne de ave obedecerá a que sus precios son más bajos en relación con los otros tipos de carne y, por consecuencia, que la demanda de carne de pollo vaya en aumento, incentivando su producción.

El día de mañana continuaré comentando el panorama nacional sobre esta red de valor avícola.

Cupertino Gerón Díaz. Residente estatal de FIRA en Aguascalientes. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]