El viernes pasado se expuso que, en un Programa de Desarrollo de Proveedores (PDP), los productores pecuarios abastecen a la industria con materia prima óptima a través de estándares establecidos y precios diferenciados.

Cabe mencionar que la industria es el eje para el desarrollo de un PDP, debido a que conoce las necesidades de los consumidores, estandariza y da valor agregado a los productos, los diferencia de otros mediante el uso de marcas y define las materias primas óptimas que deben abastecer los proveedores o productores de carne.

El diseño y ejecución de un PDP requiere la participación de agentes externos (consultores profesionales y con experiencia), que faciliten las relaciones entre la industria y los productores (proveedores), que implementan las actividades planeadas, que evalúen los resultados y que aseguren el cumplimiento de objetivos y metas planteados.

Derivado de un diagnóstico de los proveedores de carne y la determinación de la brecha tecnológica, se aprecian áreas de oportunidad e inversión que pueden ser financiables con intermediarios financieros de operación directa con FIRA.

Con fines de mayor comprensión y por la segmentación de los actores de un PDP se desglosará en dos grandes rubros de la cadena de valor: primaria e industria.

En relación con el segmento primario, éste abarca principalmente la producción de cerdo en pie mediante granjas porcícolas, considerando los siguientes conceptos de inversión en infraestructura: cercas perimetrales, puertas de acceso, arcos y vados sanitarios, biodigestores, silos de almacenamiento de granos, plantas procesadoras, salas de maternidad, construcción y/o modernización de casetas con pisos de cemento antiderrapante, declives, mallas antipájaros, control de temperatura y alimentación automática, entre otros.

Desde el punto de vista productivo, se encuentra el mejoramiento genético, el cual se puede obtener con la adquisición de vientres porcinas de calidad genética reconocida, semen con características idóneas de acuerdo con el tipo de raza y/o cerdo que requiera la industria.

En el segmento industrial son elegibles los conceptos de construcción, modernización y/o equipamiento de naves industriales, bodegas, almacenes, rastros, salas de corte y deshuese, salas de empaque, sistemas de generación de energía renovable, frigoríficos, vehículos de transporte refrigerado, entre otros.

Cabe mencionar que FIRA cuenta con instrumentos financieros de corto plazo que permitirán cubrir las necesidades de capital de trabajo de empresas porcícolas en los diferentes eslabones de la cadena de valor con la finalidad de satisfacer sus necesidades económicas en la adquisición de insumos, materias primas, mano de obra, acopio de granos y comercialización de productos. La recuperación del financiamiento está en función del ciclo operativo de la empresa.

Finalmente, para cubrir las necesidades de inversión fija de mediano y largo plazo, los principales instrumentos disponibles son los créditos refaccionarios o bien, el arrendamiento en sus diferentes modalidades. FIRA cuenta con amplia experiencia en el Programa de Desarrollo de Proveedores; asimismo, oferta esquemas de financiamiento integrales para atender las necesidades financieras de las empresas del sector agropecuario, si desea conocer aún más de estos esquemas, puede acercarse a la oficina FIRA más cercana a su localidad.

*Yohaly Berlyn González Castro colabora como promotor en la agencia de FIRA ubicada en La Piedad, Michoacán. La opinión aquí expresada es de los autores y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]