La coyuntura de salud ha marcado un antes y después para la humanidad. El mundo es diferente, lo que antes era perfectamente aceptable hoy es un factor de riesgo, cambió la forma en que vivimos y trabajamos, es por eso que hoy hablamos de una nueva normalidad. Y es justo en esa transición donde también surgen algunas oportunidades, no solo para reconstruir, sino para reinventar.

Hace poco más de un año, las medidas de distanciamiento pasaron de ser una precaución pasajera a formar parte de la cotidianeidad. Junto con este tipo de protocolos, las empresas de todo tipo tuvieron que responder de manera ágil y eficiente para mantenerse a flote ante una situación desafiante, surgiendo en más de una ocasión la oportunidad de innovar. Tan solo en México 86.6% de las empresas declararon haber sufrido afectaciones derivadas de la pandemia de Covid-19, sectores empresariales como el comercial se vieron obligados a cerrar sus locales indefinidamente, pero también reportaron un alza significativa en las ventas en línea, las cuales crecieron un 81% en comparación al 2019 .

Del mismo modo, múltiples industrias aprovecharon las capacidades de la tecnología para sobrevivir y mantenerse competitivas en el mercado, ofreciendo alternativas de servicio innovadoras y flexibles, al grado que la adopción tecnológica se aceleró a una tasa que, de haber seguido el mismo ritmo que presentaba antes de la pandemia, habría tomado entre tres y cuatro años  para llegar al nivel de digitalización que alcanzaron muchas empresas en cuestión de meses.

Parte de esta transformación evidenció también la importancia de las soluciones de nube para empoderar a las organizaciones en su proceso de digitalización, acelerando el despliegue de tecnologías que ayuden a construir procesos más ágiles y escalables, características clave para adaptarse adecuadamente a tiempos de cambio. Catalizado por las medidas de aislamiento social, los modelos de servicio (Infraestructura, Plataforma y Software virtualizado como servicio o bajo un esquema de arrendamiento, IaaS, PaaS y SaaS por sus siglas en inglés) en la nube tuvieron un crecimiento promedio del 35% durante 2020 en Latinoamérica , atendiendo las necesidades de operación remota, seguridad y elasticidad de los negocios de la región.

Verticalmente, esto favoreció a revolucionar los procesos de actividades clave, como la industria de la salud, el comercio minorista o la manufactura, optimizando costos, tiempos de respuesta, productividad y habilitando capacidades de inteligencia y análisis a través de los datos generados dentro y fuera de la organización. Por ejemplo, el personal sanitario y administrativo de un hospital puede aprovechar este tipo de tecnologías para generar historiales médicos digitales, automatizar la programación de citas y realizar consultas de manera remota, creando a través de la nube experiencias más cómodas e intuitivas para los pacientes.

Por otro lado, las plantas de producción pueden obtener beneficios más orientados a la continuidad operativa, aprovechando tecnologías basadas en la nube como Internet de las Cosas, análisis de datos, realidad mixta o Inteligencia Artificial para obtener mayor visibilidad a lo largo de la cadena de suministro, interconectar máquinas y sistemas, evitar errores de fabricación, reducir su huella de carbono y habilitar el despliegue de procesos de manera remota, cuidando la eficiencia de los procesos mientras se garantiza la seguridad de los trabajadores.

Es así que, una de las características más importantes de las soluciones en la nube es su capacidad de adaptación, permitiendo que las organizaciones obtengan una implementación a la medida de sus necesidades. En la esfera comercial, por ejemplo, el foco es de adentro hacia afuera, priorizando la atención y servicio al cliente; es por esto que los servicios en la nube para minoristas ponen mayor peso en el análisis de datos, para obtener un mejor conocimiento de sus consumidores al tiempo que construyen relaciones más resilientes con proveedores, incentivan la omnicanalidad y protegen la información financiera de los negocios y las personas.

Frente a un panorama en que 79.2% de las empresas mexicanas padecieron una disminución significativa de sus ingresos, la perspectiva de mejorar sus márgenes de ganancia entre un 43 y 45% al contar con una estrategia de transformación digital más madura  es definitivamente algo a considerar, razón por la cual más de la mitad de las firmas privadas en el mundo han acelerado sus estrategias de digitalización para mitigar el impacto del Covid-19.

Tomando en cuenta que los esquemas remotos han llegado para quedarse, como el trabajo en casa, que se espera siga siendo el modelo principal para 30% de los trabajadores a finales de 2021, la apuesta por la nube se convierte en una estrategia a largo plazo. Sentando los cimientos de la transformación digital, las soluciones y servicios cloud implican una oportunidad para revitalizar de manera crítica a los negocios, ayudándolos a evaluar procesos, resolver problemas, optimizar la comunicación y acelerar su operación, haciéndolos más fuertes y resilientes en el mercado.

Arturo Díaz Manzo es Director de Servicios en la Nube e Inteligencia Artificial en Microsoft México.