1.- Dos preguntas que dan escalofríos, como si el ALIEN estuviera tras de todos nosotros:

  • ¿Los millones de personas abusadas durante décadas por malos gobiernos prefieren descargar su odio y rencor a tener un buen gobierno? 
  • ¿No va siendo hora de que los que no estamos de acuerdo digamos claramente que sí somos sus adversarios, en lugar de refugiarnos en una aséptica visión que no sirve para nada?

Le doy contexto a la primera pregunta: todo indica que la situación de la pandemia va a empeorar y que, por consiguiente, la de la economía también. De la seguridad ni hablar, no ha cedido la cifra de muertes y feminicidios. Creemos que de darse este escenario podría abrir los ojos de millones de personas que siguen creyendo en el presidente López o bien son indiferentes a lo que dicen sus críticos. Creemos que el discurso del odio del mandatario quedará desgastado y dejado atrás. Pero ¿qué pasa si nos equivocamos? El rencor social es un nutritivo alimento y se puede descargar sobre los otros, los que parecen haberse beneficiado.  

La segunda pregunta es igual de grave, pero habla sobre el futuro. Doy el contexto: muchas organizaciones, partidos y personajes critican al presidente, pero afirman que no es personal, que no son sus adversarios, sino que lo hacen por el bien de México. Esta juramentación de fe franciscana y vacía no encuentra su correspondencia en el presidente López, que todos los días los vapulea como sus adversarios.

2.- Como está sucediendo en varias partes del mundo, nos enfrentamos con un virus persistente, que parece ser indiferente al clima, que parece amainar para resurgir después. El virus es la versión microscópica del ALIEN, el octavo pasajero, aquel ser que parecía resistir todo y siempre volvía. México no está exento, pero en nuestro caso no se trata de un rebrote porque el brote inicial nunca amainó claramente, sino de un aceleramiento de la pandemia, según se puede apreciar en este cuadro, elaborado con datos oficiales de la SSA:

Semana

No. contagios

Prom. diario

No. muertes

Prom diario

31 ago.-06 sept.

 

38, 188

5,455.4

3,400

485.7

7-13 sept.

 

34,358

4,908.2

3,263

466.1

14-20 sept.

 

29,282

4,183.1

2,672

381.7

21-27 sept

 

32,654

4,664.8

2,937

419.6

28 sept.- 4 oct.

 

31,348

4,478.3

2,658

379.7

5-11 oct.

 

55,838

7,976.9

4,693

670.4

12-18 oct.

 

33,724

4,817.7

2,386

340.8

19-25 oct.

 

39,933

5,704.7

2,757

393.8

Si bien la semana del 5 al 11 de octubre no se puede comparar porque fue la del “ajuste” de los datos, las dos últimas semanas de octubre dejan claro que se está regresando a niveles de principios de agosto en el número de contagios y de finales de septiembre en la cifra de muertes. Es cierto que, tímidamente, las autoridades de la SSA hablan de “rebrote” … por las tardes, cuando no las escucha el presidente López. En las mañaneras ya osan recomendar el cubrebocas, pero agregan que no hay que confiarse. Y mientras López Gatell juega a ser una mala versión de Cantinflas, los contagios y las muertes de personas que asistieron a fiestas, eventos religiosos o deportivos o a las sesiones del Congreso (obligados por los deseos del emperador) son excusadas y justificadas en una lógica infame y criminal. Como en ALIEN Resurrección, la pandemia no terminará hasta que el virus y nosotros nos hagamos uno.

3.- Se extinguen fideicomisos, se cancelan incentivos a integrantes del SNI que trabajan en universidades privadas y se acaban las membresías a organismos internacionales de ciencia. ¿Qué consecuencias tiene esto para la ciencia (de por sí ya castigada) en México?

Arthur Koestler decía que, con la caída de Roma, los árabes se habían llevado libros y ciencia, pero salvo algunos conocimientos desarrollados, como el del álgebra, la ciencia avanzó poco. Fue hasta su regreso a Occidente, un nuevo Occidente, que recomenzó el desarrollo. Más allá de los discutibles de la afirmación, podemos hablar del ambiente necesario para hacer ciencia. ¿Se está creando el ambiente para el desarrollo de la ciencia en nuestro país?

Carl Sagan y Stephen Jay Gould afirman que la ciencia necesita la democracia porque sólo en este contexto se puede dar el intercambio relativamente libre de conocimientos. Los gobiernos autoritarios y nacionalistas limitan esto. 

Conclusión: varias universidades seguirán haciendo investigación y desarrollo científico con las uñas; continuarán con intercambios con otros países, apenas. En pocas palabras, se enrarece el ambiente para hacer ciencia y sí, habrá recursos para el tipo de ciencia que la limitada imaginación del presidente López quiera. Recursos a cuenta gotas y vigilados. Si creían que estaban mal, ahora estaremos peor. Mientras, Álvarez Bullya ni siquiera será capaz de defender aquello en lo que creía.