Describí, anteriormente, las características de los negocios agropecuarios en los hogares de México, entre ellas, algunas vulnerabilidades  y la posibilidad de  que sean un vehículo para mejorar la situación de dichos hogares. Explicaré cómo FIRA,  puede impulsar esos negocios.

Desde su creación (1954), FIRA promueve el financiamiento a su población objetivo, productores primarios y rurales. En específico, para fomentar el acceso de los productores primarios, cuenta con personal especializado en el sector que busca dar crédito en buenas condiciones.

Una buena inversión puede ayudar al desarrllo de los negocios. Para lograr esto, se promueve un esquema  que aumenta la probabilidad de éxito de un financiamiento de los productores: se cuenta con asistencia técnica, capacitación en servicios administrativos, comercialización y asesoría financiera.

La estrategia para aumentar el éxito de las inversiones incluye la vinculación del productor al mercado: si el pequeño empresario no tiene garantizado el mercado, su actividad es más riesgosa y, por tanto, su inversión podría no ser sustentable.

A través de este esquema, FIRA tiene como objetivo que el crédito y el acompañamiento vinculen de manera formal a los  productores con las industrias y los comercializadores. Esto permite agregar valor y mejorar las condiciones de venta de los productos de dicho sector. Uno de los desafíos más importantes que enfrenta FIRA es cómo llegar a dichos pequeños productores agropecuarios. Para esto, FIRA cuenta con importantes aliados, por ejemplo, los intermediarios financieros no bancarios. Los intermediarios financieros no bancarios tienen ya un vínculo con los pequeños productores: están físicamente cerca de ellos y, en algunas ocasiones, ya les brindan algunos servicios financieros. Esta es una de las razones por las que FIRA impulsa vigorosamente los préstamos sustentables a través de estos intermediarios. Por otro lado, FIRA opera y ejecuta varios programas en coordinación con otras entidades y organismos internacionales.

Estos programas contemplan incentivos, entre otros, para complementar las garantías de los pequeños productores o para mejorar las condiciones del crédito. Dichos incentivos facilitan la posibilidad de acceder a instrumentos formales de crédito a este sector de pequeños productores, prioritario para FIRA.

Existe un gran desafío en la incorporación sustentable de los pequeños negocios agropecuarios al mercado de crédito formal. No obstante, dada la vulnerabilidad de este grupo de productores, la incorporación y el fortalecimiento de estos negocios representaría un importante desarrollo socioeconómico para México. FIRA, en coordinación con otras entidades del sector público y organismos internacionales, desempeñará un papel fundamental para que esto suceda.

*Jorge Lara Álvarez es subdirector de Evaluación de Programas en FIRA. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]