Panamá es un socio estratégico de México en Mesoamérica, gracias a su consolidación como centro logístico regional de excelencia y una economía dinámica que registra los niveles de crecimiento más altos de la región.

Las bases en las que se cimientan los vínculos de amistad, entendimiento y cooperación entre México y Panamá son muy sólidas e incluyen ámbitos tan diversos como el diálogo político, comercio, turismo, cooperación y la cultura. Nuestras sociedades y gobiernos han marchado juntos en favor de las mejores causas de la humanidad, en principio con la presencia de México en el Congreso Anfictiónico de Panamá en 1826, hasta la participación de ambos países en esfuerzos de pacificación regional como el Grupo de Contadora en la década de 1980, y otros mecanismos regionales vigentes como el Sistema Interamericano y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac).

México siempre apoyó la reivindicación panameña para obtener la plena soberanía sobre el canal interoceánico y, actualmente, celebra con admiración sus logros al administrar de manera ejemplar esta estratégica vía y emprender un ambicioso proyecto de ampliación que está cerca de culminar.

Éste es un año que reviste especial importancia para México y Panamá, ya que el pasado 1 de julio entró en vigor el Tratado de Libre Comercio entre ambos países. El tratado permitirá que nuestras dinámicas economías, que en el 2014 tuvieron un comercio superior a los 1,000 millones de dólares, establezcan nuevos y más fuertes vínculos de comercio e inversión. Este acuerdo permitirá intensificar los flujos comerciales, propiciar mejores condiciones para la inversión y proteger con mayor eficacia los derechos de propiedad.

Actualmente, unas 49 empresas mexicanas establecidas en Panamá generan miles de empleos directos e indirectos y contribuyen de manera significativa al desarrollo económico y social de ese país, con una inversión acumulada de aproximadamente 2,730 millones de dólares. Panamá, por su parte, es el segundo inversionista latinoamericano más importante en México, con una inversión de alrededor de 1,000 millones de dólares. Durante este año también se ha incrementado de manera notable la conectividad aérea entre nuestros países, gracias al comienzo de operaciones en Panamá de una aerolínea mexicana y de la apertura de nuevas rutas directas entre Panamá y las ciudades de Puebla y Villahermosa. Lo anterior se traduce en más de 100 vuelos semanales directos entre nuestros países.

Este incremento en la conectividad ha ido de la mano de nuevos acercamientos entre autoridades de ambos países. El presidente Peña Nieto ha visitado Panamá en tres ocasiones y el mandatario panameño Juan Carlos Varela nos ha honrado con su visita a México en dos oportunidades. Los gobernadores de los estados de Coahuila, Hidalgo y Puebla, así como los secretarios de Turismo de Jalisco y el Distrito Federal, han realizado visitas a este país centroamericano que ha dado sus primeros frutos en las áreas de comercio, turismo y cultura.

Esta semana se celebra en la ciudad de México la V Reunión de la Comisión Binacional México-Panamá, que encabezará la secretaria de Relaciones Exteriores, Claudia Ruiz Massieu, junto con la vicepresidenta y ministra de Relaciones Exteriores panameña, Isabel de Saint Malo. En esta reunión tendremos la oportunidad de revisar la nutrida agenda bilateral y explorar nuevas oportunidades de acercamiento. También se suscribirán nuevos acuerdos en materia de seguridad y de cooperación entre academias diplomáticas.

Panamá y México son pueblos que se reconocen por sus profundos lazos de amistad y hermandad. Además de una historia, idioma y cultura comunes, nos unen valores y modelos de desarrollo similares. México busca convertirse en un actor con responsabilidad global, y el gobierno panameño ha manifestado su intención de consolidarse como un puente que facilita el diálogo. Lo anterior es prueba de que ambos países compartimos una vocación por incidir de manera positiva en la comunidad internacional.

*La autora es subsecretaria de la SRE para América Latina y el Caribe.