Uno de los componentes para incrementar la eficiencia en la productividad para las actividades o labores agrícolas es la mecanización, es decir, el uso de maquinaria y equipo.

En México, cifras del SIAP (Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera), indican que en el año agrícola 2013 la superficie sembrada para actividades agrícolas con mecanización fue de 16.2 millones de hectáreas, lo que representa 73.3% de la superficie total sembrada.

En particular, para el mismo año, la superficie sembrada en el país, de acuerdo a la modalidad hídrica, es decir, bajo condiciones de riego y temporal con mecanización fue de 5.5 y 10.7 millones de hectáreas respectivamente, lo que representa 34.1 y 65.9% de la superficie sembrada con mecanización.

Las principales entidades federativas con superficie sembrada mecanizada bajo condiciones hídricas de temporal son las siguientes: Zacatecas, con 10.5% del total nacional; Jalisco, con 10.3%, y Tamaulipas, con 8.6 por ciento. Por otro lado, las principales entidades con superficie sembrada mecanizada bajo condiciones hídricas de riego son Sinaloa, con 15.1%; Sonora, con 10.1%; Chihuahua, con 9.4%; Guanajuato, con 8.6%, y Tamaulipas con 8.5% del total nacional.

Por otro lado, en el caso de la maquinaria y el equipo disponible para realizar las actividades agropecuarias destaca el caso de los tractores. De acuerdo con el censo agropecuario 2007 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en México existen 238,830 tractores, de los cuales más de 75% tiene más de cinco años de uso, y que al día de hoy esos mismos tractores cuentan con más de 12 años. Las principales entidades con el mayor número de tractores son Chihuahua, Zacatecas, Guanajuato, Jalisco y Sinaloa, que en conjunto concentran el 46.2% de los tractores (92,750 tractores en total). En contraste, las entidades con el menor número de tractores son Tabasco, Quintana Roo y Yucatán, que en conjunto poseen 1,640 tractores para actividades agrícolas.

De esta forma, el conocer el estado que guardan la maquinaria y equipo disponible en el país para las actividades agrícolas puede detonar en oportunidades de negocio para la banca hacia el mediano y largo plazo, con la finalidad de incrementar la eficiencia y productividad del campo mexicano.

Mañana comentaré algunos aspectos relevantes de los principales cultivos por ciclo productivo que tienen superficie sembrada mecanizada.

José Ramón Ojeda Ledesma es especialista en FIRA y la opinión expresada no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]