Mafalda dice:

"Como siempre, apenas uno pone los pies en la tierra se acaba la diversión”

Y esto va para los millones de personas que votaron soñando que los populismos que dominan buena parte del mundo iban a acabar con la desigualdad y los enormes problemas sociales del siglo XXI. Los populismos son, como bien dice Pierre Rosanvallon, una de las muchas mutaciónes perversas de la democracia. ¿Serán iguales los modos y maneras de Trump, AMLO, Maduro, Orbán o Duterte? Lo dudo, aunque hay muchos rasgos que los unifican, los hermanan sus formas de gobernar antidemocráticas, la polarización de la que disfrutan y promuevan, su falta de respeto a las instituciones, su pobreza cultural, su desprecio por la ciencia y el conocimiento, su soberbia, su autoritarismo y la falta de apego a la realidad que muestran sus gobiernos. Al llegar los populismos a sentar sus reales en la tierra, como bien dijo Mafalda, se acabó la diversión.

“Soñamos, muchachos, resulta que si uno no se apura a cambiar el mundo, despues es el mundo el que lo cambia a uno"

De acuerdo. El capitalismo no se dio prisa en cambiar al mundo. No cumplió con su promesa de que hubiera mas riqueza e igualdad; el puro y libre mercado no acabo por si solo de acomodar las cosas. Por el contrario, se aferró a que los ricos lo fueran cada vez más y se decidió por lograr con entusiasmo que cada vez hubiera más pobres. La avaricia, la codicia, la venalidad, la falta de empatia y responsabilidad arrinconó las posibilidades de la democracia y fue el mejor vitamínico para el surgimiento de estos gobernantes ignorantes y simplones, manipuladores y mentirosos que hoy encandilan al mundo. Felicidades Mafalda, tenias razón.

“Y por qué habiendo mundos más evolucionados yo tenia que nacer en este?”

Pues porque como dice Cristina Pacheco aquí nos tocó vivir y con estos bueyes tenemos que arar, a la mejor nosotros contribuimos bastante en la creación de nuestros espantosos monstruos. Y me atrevería a hacer algunas preguntas adicionales: ¿estamos los ciudadanos lo suficientemente preparados y comprometidos como para defender nuestras democracias, por imperfectas que estas hayan sido? ¿En serio estamos preocupados por los derechos humanos, los feminicidios, la corrupción generalizada, el respeto a la ley, el equilibrio de poderes, la supervivencia de las instituciones, por la democracia pues… como para decididamente luchar por ella y defenderla? ¿No será que más bien nacimos aquí y ahora estamos tan adormilados y embrutecidos como nuestros gobernantes? ¡Ay Mafalda, no seas cruel…no me hagas pensar!

“El ser humano es la única criatura que se perjudica a si misma”

Toda la razón querida. Y sí, los humanos nos hemos perjudicado y autosaboteado y mucho. ¿Cómo desentrañar qué pasaba por la cabeza de los gobernantes de hace algunos unos años, de los estudiosos, de los investigadores, de los académicos, de los periodistas, ya no digo del ciudadano común, que no tuvimos la inteligencia o, de menos, el instinto de supervivencia que previniera el desastre actual? ¿Por qué no advirtieron muchos las ominosas señales que anunciaban el trágico presente? ¿Acaso se trataba en muchos casos de lograr la venganza, la revancha al precio que fuera? Felicidades, lo hemos logrado. Más de la mitad de la población se sintió despreciada, desatendida, invisible y los otros no fueron o fuimos capaces de verlos y ayudarlos. Aquí están los resultados.

Y por último…

Despues de todo lo que hemos hecho y lo que está por suceder:

“Paren el mundo, que me quiero bajar”. Nunca más de acuerdo contigo Mafalda. Para como veo el futuro creo que no nos quedará más remedio, por lo pronto, que tomarnos esta desgraciada sopa, aunque no nos guste.

P.D: No te olvides que también dijiste: “Aquí no se rinde nadie”. Siempre lo recuerdo amiga.

Psicodramas o consultas

Twitter: @TVale2012

terevale2019@gmail.com

Tere Vale

Psicóloga

Columna invitada

Psicóloga, conductora, escritora, comentarista de Grupo Fórmula.