La Procuraduría General de la República (PGR), a un mes casi de las elecciones federales donde se elegirá al nuevo presidente de la República, tiene dos papas calientes, tanto de los generales detenidos por presuntos vínculos con el cártel de Sinaloa, como de dos exgobernadores de Tamaulipas: Tomás Yarrington Ruvalcaba y Eugenio Hernández Flores, estos últimos relacionados con los cárteles del Golfo y Los Zetas.

En forma paradójica, los plazos de los arraigos, tanto de quien fuera el subsecretario de la Defensa Nacional, general retirado Tomás Ángeles Dauahare, el general brigadier en funciones, Roberto Dawe González y otros dos más, se vencen a días de la justa electoral, mientras que la de integrantes de la red de lavadores de dinero’’ para Los tres Huastecos gobernadores, será días después.

Sin embargo, han enturbiado el clima electoral, cuando se está llegando a la cima de la cercanía del 1 de julio próximo.

Nos cuentan que los fiscales del Agente del Ministerio Público Federal especializados en delincuencia organizada, adscritos a la SIEDO, se están frotando las manos’’, porque más temprano que tarde, se podrán dar detenciones y consignaciones de dos exgobernadores de Tamaulipas, como son Yarrington Ruvalcaba y Hernández Flores, aunque también se habla de Manuel Cavazos Lerma, que gobernó entre 1993 y 1998.

Los fiscales anticrimen de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), están de plácemes, porque nunca pensaron que los blanqueadores de dinero sucio de Tomás Yarrington aflojaran tan rápido o fueran tan lenguas sueltas’’, Napoleón Rodríguez de la Garza y el recién presentado, Eduardo Rodríguez Berlanga, el cual será el siguiente arraigado por 40 días.

En forma de sorna, los fiscales entienden la postura de Zonia Nereida De Pau García, exesposa del empresario prófugo de la justicia mexicana y estadounidense, Francisco Cano Martínez, porque habló hasta por los codos y empinó a su exmarido, aceptando que el dinero que manejaba para adquirir propiedades era suministrado por Tomás Yarrington.

Están tan seguros, porque por primera vez están construyendo un caso firme’’, dicen ellos, debido a que todo empezó con las declaraciones de Raúl Lucio Hernández El Lucky’’, quien fuera integrante de Los Zetas, cuando estos eran el brazo armado del cártel del Golfo, dirigido entonces por Osiel Cárdenas Guillen, capturado en 2003 y extraditado a Estados Unidos en el 2007.

Están tan seguros, que las cuentas bancarias del expulsado del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Yarrington Ruvalcaba, ya fueron aseguradas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Además que el Departamento de Justicia de Estados Unidos, pretende quitarle todos los bienes que Tomás Yarrington tiene en Texas, los cuales adquirió gracias a los arraigados mexicanos en triangulaciones de dinero sucio del exgobernador, porque la justicia del vecino país, presentó una segunda demanda en Cortes texanas.

Eso sí que es una verdadera investigación, sostiene los fiscales, los cuales están cerca de iniciar capturas que prenderán aún más el clima electoral y obligará a los candidatos presidenciales del PAN, Josefina Vázquez Mota La Jefa’’ y Morena-PRD, El Amoroso’’ pero no besucón, Andrés Manuel López Obrador, a realizar spots de propaganda política más virulentos contra El Astroboy’’, Enrique Peña Nieto.

Veremos entonces.

COMMODATO

De que se espantan, sí los cuates de López Obrador hacen el paso de charola’’, antes se hizo para Vicente Fox del PAN o ya olvidaron a los Amigos de Fox’’ y el de Carlos Salinas de Gortari, con aquel antiguo PRI.

¡Ya, que sea menos!