En el sector agrícola mexicano, la producción de frutas y hortalizas destaca por su dinamismo, nivel de desarrollo tecnológico y competitividad con relación a otros grupos de cultivos

En México, algunas ventajas comparativas, como la amplia diversidad de climas y de condiciones ambientales, favorecen el potencial productivo del país, lo que permite la cosecha de una amplia gama de productos en diferentes épocas del año.

Por otra parte, la posición geográfica, la apertura comercial y los altos estándares fitosanitarios, de calidad e inocuidad, han favorecido a la competitividad de este tipo de productos en comparación con otros países, lo que se ha reflejado en un alto grado de integración con los mercados externos a través de las exportaciones.

En el 2013, la producción mundial de frutas y hortalizas se estimó en 1.8 millones de toneladas. Nuestro país ocupó la séptima posición con una participación de 1.7% en la oferta global, después de China (40.4%), India (11.2%), Estados Unidos (3.4%), Brasil (2.7%), Turquía (2.4%) e Irán (2.0 por ciento).

De un total de 22.2 millones de hectáreas sembradas en México, el cultivo a nivel comercial de 54 especies de hortalizas y 62 de frutales ocupó 9.5% de la superficie; sin embargo, los cultivos hortofrutícolas contribuyeron con 38.7% del valor de la producción agrícola nacional: 22.7% los frutales y 16.1% las hortalizas; es decir, se trata de los grupos de cultivos de mayor densidad económica por unidad de superficie cultivada con relación a otros como los cereales, los forrajes y los cultivos industriales.

Los cinco frutales más importantes aportan 11.7% del valor de la producción agrícola nacional: aguacate (5.0%), limón (2.2%), naranja (1.6%), plátano (1.5%) y nuez (1.5%); las cinco hortalizas principales aportan 11.6%: chile verde y seco (4.3%), tomate rojo (3.7%), espárrago (1.4%), cebolla (1.4%) y pepino (0.9 por ciento).

Entre el periodo 1994-2014, el volumen de producción de frutas y hortalizas se duplicó y su valor creció a tasas promedio anuales reales de 2.1 y 1.9%, mientras que el valor total de la producción agrícola nacional creció a una tasa promedio anual real de 0.9 por ciento. En las hortalizas, el crecimiento de la producción se deriva principalmente del incremento de los rendimientos, generado por la expansión de la producción bajo agricultura protegida.

Mañana comentaré algunos aspectos relacionados con la importancia y el desempeño de las exportaciones de frutas y hortalizas mexicanas.

*Darío Gaucín es especialista de análisis del sector en FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]