Un año después de lo programado, finalmente está lista la reforma político-electoral para el Distrito Federal. El Pacto por México, donde se había incubado, simplemente dejó de existir. Y los acuerdos que la cúpula panista había alcanzado con el alto mando del peñismo se han ido socavando a lo largo de este tiempo.

La administración de Miguel Ángel Mancera ha logrado sus propósitos. Desde el cambio de denominación de la capital de la República y sede de los Poderes de la Unión, que formalmente ya se denomina Ciudad de México, hasta el fortalecimiento financiero del gobierno central, en detrimento de la autonomía de los gobiernos delegacionales.

En cualquier escenario, esta reforma político-electoral implicaría modificaciones al Artículo 122 constitucional y al Estatuto de Gobierno, tras dos décadas de un marco legal que permitió a los capitalinos elegir a su gobernante. La disyuntiva radicaba en la ampliación de los derechos electorales o en la descentralización de la hacienda, con la instauración de nuevos mecanismos de coordinación y concurrencia entre la Federación y el gobierno estatal.

El proyecto de dictamen que votaron los integrantes de las seis comisiones unidas iba más allá de las adecuaciones integrales para rebautizar a la Ciudad de México. Entre las propuestas estaba suprimir la atribución del Senado para designar al titular del órgano de gobierno del DF, en caso de ausencia... por remoción. Los escenarios legales por la ausencia de Mancera fue uno de los asuntos de los que más se debatió mientras el jefe de Gobierno estuvo internado en el hospital, hace dos meses.

La reforma de gran calado que urge al territorio más importante del país, tendrá que esperar para mejor ocasión. Porque el dictamen es más bien un catálogo de precisiones que en el largo plazo podrían materializar la autonomía de la Ciudad de México, en lo concerniente a su régimen interior y a su organización política y administrativa.

¿Alcaldes y diputados locales para la Ciudad de México? Hasta el 2018. Mientras, los asambleístas que serán electos en el 2015 definirán las normas de la organización, funcionamiento y competencias de los tres poderes... hasta que sea publicada la primera Constitución Política de la Ciudad de México.

Los 66 integrantes de la próxima ALDF -de acuerdo con los artículos transitorios del dictamen- serán también los asambleístas constituyentes, para lo cual sesionarán entre el 15 de octubre del 2015 y el 31 de enero del 2016. Y por lo mismo, no podrán ser reelectos en los comicios del 2018, cuando comenzará a aplicarse esa modalidad.

La propuesta contempla que las 16 delegaciones políticas se conviertan en alcaldías y que en la elección concurrente a la federal -que también definirá al próximo presidente de la República- sean votados los nuevos cabildos, que estarán integrados por un alcalde y 10 concejales, de los cuales 60% serán definidos por el voto directo y el resto, por la representación proporcional.

El dictamen contenía tres elementos definitorios: que los contenidos de la Constitución de la Ciudad de México deberán ser avalados por las dos terceras partes de los asambleístas constituyentes; que corresponderá a Miguel Ángel Mancera la elaboración y remisión del proyecto de Constitución Política de la Ciudad de México, lo que deberá ocurrir a más tardar el 15 de octubre del 2105, y que la nueva Constitución no podrá ser vetada por ninguna autoridad, por lo que deberá ser publicada en forma inmediata a su expedición.

EFECTOS SECUNDARIOS

ALTERADOS. Antes del feriado navideño concluirán las licitaciones de medicamentos y servicios médicos integrales adquiridos por el gobierno federal a través del esquema de compras consolidadas. Este proceso afronta cuestionamientos... generados por los distribuidores de medicamentos que no han obtenido las partidas más rentables. Ese entorno de voraz competencia explica la investigación abierta contra SAVI Distribuciones por la presunta falsificación del registro de la Doxorubicina (utilizada en la quimioterapia del cáncer) durante la licitación del año pasado. En vísperas de la asignación de las últimas partidas, el Órgano Interno de Control del IMSS resolverá sobre este asunto. Los representantes de la firma, que encabeza Jorge Escalante, demostraron que en cualquier caso, la alteración de los documentos sería competencia del laboratorio Zurich Pharma, titular del registro sanitario. No obstante, presentaron una denuncia de incidencia criminal por la negativa de una investigación imparcial y simultáneamente, presentaron sendas quejas contra Martha Rodríguez, titular del OIC del IMSS, a quien acusan de coludirse con Fármacos Especializados, de Francisco Pérez Fayad, quien después de haber perdido presencia en el mercado emprendió una campaña contra sus competidores. Los ahorros generados por este tipo de procedimientos no justificarían la adquisición de medicamentos caducos o falsificados, ni los sobreprecios en servicios de laboratorio o bancos de sangre hasta en 50%, sello distintivo en Veracruz, donde la Secretaría de Salud local perpetuó los vicios del pasado y benefició al Grupo Empresarial Beceiro.