De acuerdo con el Bancomext en su estudio México: Nación Fintech 2018, las empresas fintech o de tecnología financiera son aquellas cuyos modelos de negocio utilizan tecnología como el principal elemento de su oferta de productos y servicios financieros, los cuales se distinguen de los productos tradicionales que conocemos

Los servicios financieros que ofrecen las fintech se clasifican en servicios de préstamos, de pagos y remesas, financiamiento colectivo, seguros, gestión de finanzas personales y empresariales, gestión patrimonial, trading y mercado de capitales, entre otros.

Entre las principales tecnologías empleadas por las empresas tecnológicas para articular sus proyectos son big data, inteligencia artificial/aprendizaje automático, blockchain, infraestructura de nube, aplicaciones móviles e Internet de las Cosas.

Las fintech son consideradas ya una revolución debido a los beneficios potenciales que tiene respecto a los modelos financieros existentes, más aún, considerando la problemática y las necesidades de la población de menores ingresos y con menor acceso al sistema financiero tradicional.

De acuerdo con el Banco Mundial, el segmento fintech tiene el potencial de aumentar el acceso a personas tradicionalmente excluidas y reducir los costos de transacción a través de tecnologías que permiten amplificar la cobertura de los servicios con costos marginales; también, aumentar la velocidad de los procesos para atender a la población con mayor oportunidad, así como incrementar la seguridad y transparencia de los procesos financieros a nivel mundial, con énfasis en la protección al consumidor.

El desempeño del sector a nivel mundial ha sido favorable y tiene ya un impacto visible en la provisión de servicios financieros. Una de las regiones que ha mostrado mayor dinamismo es el continente africano, en donde el desarrollo de servicios de banca digital y el uso de teléfonos celulares ha transformado el panorama financiero e incrementado la inclusión.

Tal es el caso de M-Pesa, un sistema de banco digital en Kenia que permite a las personas almacenar y transferir dinero a través de mensajes SMS desde su teléfono celular, sin necesidad de una cuenta bancaria. De acuerdo con un estudio del 2016 de Suri y Jack, M-Pesa incrementó los niveles de consumo per cápita y levantó a 194,000 hogares de la pobreza, 2% del total de hogares en Kenia.

Considerando al sector agrícola, la revolución fintech tiene amplio potencial de atender los problemas estructurales que aquejan al sector, desde dos ópticas: acceso al financiamiento y administración de riesgos.

En la continuación de esta nota comentaré a mayor detalle el potencial del segmento fintech para promover el desarrollo del sector agroalimentario.

*José Renato Navarrete Pérez es subdirector técnico y de Redes de Valor. La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.