El 24 de julio del 2015, Alstom Energy (Alstom) y General Electric Company (GE) notificaron a la Comisión su intención de realizar una concentración. Esta operación consistió en la adquisición, por GE, del control de los negocios de Alstom en los mercados de energía térmica, energía renovable y redes eléctricas a escala global. GE es una compañía de tecnología con actividades comerciales en los mercados de energía, electricidad, petróleo y gas, entre otros. En tanto, Alstom es una sociedad dedicada a la manufactura y prestación de servicios para la generación de electricidad, así como al transporte ferroviario, con presencia en 70 países. En el caso de México, las partes coinciden en la comercialización de varios productos como turbinas de gas y de vapor, generadores, instrumentación, sistemas de control y automatización, turbinas eólicas, transformadores y capacitores; así como en la prestación de servicios para generadores, turbinas de gas, vapor y eólicas. De los mercados analizados, en el de servicios a turbinas de gas se detectó que las participaciones de las partes eran elevadas.

No obstante, se determinó que Alstom y GE no ejercían presión competitiva significativa, toda vez que su oferta se encuentra orientada a su propia base instalada. Asimismo, el análisis también determinó que con la desincorporación de activos de Alstom realizada como resultado de las preocupaciones externadas por las autoridades de competencia de Estado Unidos de América y la Comisión Europea, se reduce la probabilidad de que se generen riesgos de competencia en ese mercado. Por lo que el Pleno de la Cofece resolvió autorizar en su sesión del 10 de septiembre del 2015, por unanimidad de votos, la concentración entre GE y Alstom.

AB Electrolux ha pedido a un juez para limitar el alcance del caso antimonopolio del gobierno contra el fabricante de electrodomésticos sueco, pero el juez se ha negado a emitir una resolución inmediata. Si se hubiera aceptado la solicitud de la empresa, habrían terminado alrededor de la mitad de los argumentos del gobierno, según una fuente familiarizada con el caso de Electrolux, dice Insider Louisville (IL).

El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha presentado una demanda para bloquear Electrolux de la compra de negocio de electrodomésticos con sede en Louisville, de General Electric, por 3,300 millones de dólares. Los federales sostienen que la fusión daría lugar a precios más altos para los consumidores. Las empresas han dicho que los reguladores no tienen una comprensión completa del mercado, que dicen está viendo una creciente competencia.

Con su movimiento, Electrolux trató de sofocar el caso del gobierno en el lado del canal del contrato, dice IL, añadiendo las compañías que creen que el testigo experto del gobierno, Michael Whinston, no pudo demostrar cómo una fusión perjudicaría a los clientes en el canal del contracto.

Electrolux y GE siguen creyendo que la industria está viendo una robusta y creciente competencia y que la fusión es necesaria para que las empresas continúen compitiendo y proporcionan productos más innovadores.

Si bien el gobierno ha argumentado que la fusión sería esencialmente para eliminar la competencia para los rangos de precios más bajos, por ejemplo, competidores como Samsung planean vender una subgama a principios del año próximo, dice la fuente.

Nada es verdad, nada es mentira: todo depende del control del lente con se mira. A decir verdad, sí había segmentos importantes de negocio donde la concentración se venía abajo.

*/Máster y doctor en Derecho de la competencia, profesor investigador de la UAEM y socio del área de competencia y protección a los consumidores del despacho Jalife Caballero.