Todavía no termina el proceso electoral 2021 (hay ocho elecciones a gobernador impugnadas) y ahora viene la consulta popular para enjuiciar a los expresidentes de la república y que la SCJN matizó sobre un eventual enjuiciamiento a cualquier exservidor público.

El rey de las cortinas de humo y las estampitas protectoras, Don Andrés Manuel López Obrador, tiene muy bien elaborado su guion político hasta el año 2022, cuando espera dar la madre de todas las batallas, la revocación o no, de su mandato para mantenernos mal ocupados.

Así que este primero de agosto los ciudadanos debemos contestar a la pregunta: ¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes con apego al marco constitucional y legal para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos encaminados a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?, con un simple si o no.

El INE metiendo su cuchara como siempre indica que la papeleta contendrá una breve descripción del tema, los datos que se incluyan en este apartado serán cruciales para la orientación del voto y no serán sometidos a consideración de nadie.

El diligente INE ya realiza los trabajos para cumplir el capricho de don Andrés, que es austero en todo, menos en su proyectos. El INE solicitó una presupuesto de 890 millones de pesos a la SHCP para la instalación de 57 mil mesas receptoras de opiniones que requieren la participación de más de 300 mil funcionarios electorales.

Para hacer que la consulta sea vinculante y el presidente logre su capricho se requiere de la participación del 40% del padrón electoral, o sea que 37 millones de ciudadanos participen. El detalle es que, con 57 mil mesas se requiere un ciudadano vote cada minuto durante las diez horas que dura la jornada para la lograr esa meta, lo cual resulta imposible y menos con la logística de la sana distancia.

Por ahora la primera consulta popular en la historia del país tiene un panorama muy adverso. Estoy cierto que el INE y los ciudadanos se organizaran muy bien, como siempre, para sacar adelante el monumental reto.

Querido y exclusivo lector, la pregunta es pertinente: ¿vale la pena tanto esfuerzo y dinero para engrandecer el ego de uno y menoscabar el de otros? ¿No hay temas que atender en el gobierno? Hasta la próxima.

Eliseo Rosales Ávalos

Abogado

Los mismos de siempre

Politólogo y abogado, académico, columnista, presidente de ciudadanos sin partido y orgulloso mexicano.

Lee más de este autor