En los primeros cuatro meses de l año, hemos visto volatilidad dentro de la mayoría de los mercados financieros y monedas del mundo, dando como resultado variaciones que han generado tanto ganancias como disminuciones de capital

En términos de ETF, en este periodo de tiempo, el ETF del país con el mayor rendimiento fue el de Italia (EWI), que en término de dólares registró un incremento de 10.28 por ciento. Le siguen los ETF de dos países orientales: Malasia y Singapur con rendimientos respectivamente de 7.44 y 6.34 por ciento. En una cuarta posición se ubica Brasil con 4.69 por ciento.

El ETF de Francia subió en el mismo periodo 4.68 por ciento. Con excepción de Italia y Francia, la mayoría de los países europeos registra incrementos moderadamente positivos o incluso negativos: Austria 2.31%, España 1.50%, Holanda 1.26%, Reino Unido 1.20%, Rusia con una baja de 0.90%, Bélgica  de 10%, Alemania de 1.70%, Suecia de 3.10% y Suiza de 4.33% menos.

En Asia también se registran incrementos cuatrimestrales poco atractivos: Japón 1.18%, China 1.65%, Corea del Sur 0.89%, Hong Kong 1.14%, Taiwán 0.25%, y un retroceso en la India de 3.11 por ciento.

Entre los países con las mayores bajas acumuladas en el año se encuentran Australia y Canadá con 4.23% y 5.09%, respectivamente. En el caso de México el incremento en dólares acumulado en este año es de 4.69%, debido a la apreciación del peso en este año, ya que el principal indicador de la Bolsa Mexicana de Valores reporta, en pesos, una variación negativa acumulada en el 2018.

En cuanto al desempeño de los ETF referidos a sectores en Estados Unidos, en el primer cuatrimestre del año los mayores rendimientos han sido en: Software & Services 11.51% y Health Care Equipment 10.65 por ciento. Seguidos por: Oil & Gas Exploration & Production 5.92%, Health Care Services 5.77%, Consumer Discretionary 5.08 por ciento. El sector Retail presenta una variación neutral de 0.0 por ciento.

Los retrocesos, ordenados de menor a mayor, fueron en: Financial 1.65%, Utilities 2.13%, Metals & Mining 3.85%, Semiconductor 3.92%, Industrial 4.56%, Transportation 4.86%, Materials 5.85%, Pharmaceuticals 7.43%, Consumer Staples 11.32% y Homebuilders 11.97 por ciento a la baja.

Los ETF de metales y mineras, sin embargo, no generaron una buena alternativa de inversión, exceptuando el del acero (SLX), que acumula en el año 5.52 por ciento. Los de oro IAU y GLD registran respectivamente 0.88% y 0.76 por ciento. La plata (SLV) ha caído 3.81% y los ETF de las mineras también presentan retrocesos: El GDX Vector Gold Miners 4.13%; el GDXJ, Vector Junior Gold Miners 4.75% y el COPX, Global X Copper Miners 5.19 por ciento.

Los principales índices accionarios de Nueva York tampoco reportan ganancias atractivas en el acumulado de los primeros cuatro meses del 2018. Las variaciones de sus ETF fueron: para el Índice Dow Jones de Industriales, el DIA, una caída de 2.36%; el SPY del índice S&P500 0.88%; el IWM del índice Russell 2000 subió 0.56 por ciento. Finalmente, el desempeño de QQQ del NASDAQ fue mejor al obtener un rendimiento de 3.33 por ciento.

Por otra parte, es necesario destacar el hecho de que los rendimientos en los ETF también tienen un doble componente de volatilidad. Primero, la volatilidad propiciada por los activos de referencia, que en el caso de los commodities suele ser muy alta, y segundo, por el efecto de las paridades cambiarias de la moneda en que están denominados con respecto al dólar. En el caso de los ETF referidos a diferentes países, la fortaleza o debilidad de la moneda local también influyen en el rendimiento. En México, para un inversionista nacional, la apreciación o depreciación del peso en el plazo contemplado afectan el rendimiento obtenido.

Puesto que las cifras reportadas son en dólares, descontando la apreciación del peso en el periodo de alrededor de 4.7%, las pocas alternativas globales rentables para el inversionista nacional hubieran sido: Italia, Malasia, los sectores de Software & Services y el de Health Care Equipment.

Desde la perspectiva del inversionista nacional, los rendimientos en dólares de las inversiones globales, actualmente en su mayoría moderados, son muy dependientes de la volatilidad en la paridad peso/dólar. En el escenario interno, con un posible acuerdo del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN) y elecciones presidenciales en puerta, la volatilidad en la paridad cambiaria puede incrementarse, acentuando los riesgos y los posibles rendimientos en las inversiones globales.

En las próximas semanas, de haber buenas noticias con respecto al TLCAN, la fortaleza del peso presentará una buena coyuntura para incrementar las inversiones en ETF, al menos como parte de una estrategia de diversificación en cobertura cambiaria para la segunda parte del 2018. En este año, es particularmente difícil cuantificar el posible efecto en la paridad cambiaria de los diferentes escenarios políticos. Las posibilidades tácticas o estratégicas de los ETF en la toma de decisiones de inversión dependen del plazo y pueden ser aprovechados periodos de mayor volatilidad que sólo duren algunas semanas o pocos meses.

* Agustín Becerril García es subdirector de Análisis Técnico en Interacciones Casa de Bolsa.