Cuando se trata de empezar a invertir, es común encontrarse con varias opciones en el mercado y posiblemente se vuelva algo confuso. Una de las principales formas para entrar a los mercados accionarios son los fondos de inversión. Pero ¿cuáles son las diferentes formas de invertir en el mercado de valores? Existen diferencias entre los fondos de inversión. Asimismo, son muchas las variables a analizar cuando se decide invertir y tener en cuenta algunos conceptos básicos puede ser de gran utilidad, ya que con el incremento en el anaquel de estos productos se torna algo difícil elegir el adecuado.

Una de las preguntas que surge al comenzar a invertir en fondos de inversión (o directo en el mercado) es en qué forma se hará. Entre las principales decisiones que se toman, está si se deposita el dinero en un fondo de inversión activo o en uno pasivo.

Los fondos de inversión pasivos, en ocasiones, son conocidos como indizados, esto debido a que la mayoría está ligada a un índice o acciones que representan un mercado en particular. En México, el más representativo es el IPC y en Estados Unidos encontramos el S&P500, el índice Dow Jones, el NASDAQ, entre otros. Si uno decidiera invertir en un índice, la forma de hacerlo es a través de un fondo indizado (o con un ETF), que contenga todas las emisoras o una parte representativa del índice para que se mantenga en línea con el comportamiento del mismo. Por lo tanto, este estilo de inversión no requiere de una gran cantidad de operaciones y, por su parte, el rendimiento será similar al rendimiento del mercado, ni más ni menos.

Por otro lado, un fondo de inversión activo es aquel que busca constantemente oportunidades en el mercado, con el fin de superar un benchmark establecido. A pesar de que este tipo de fondos también se encuentran sujetos a un benchmark como los pasivos, los rendimientos de éstos dependen, en mayor medida, de la estrategia implementada y de las oportunidades que los gestores encuentren en el mercado así como de las habilidades de cada uno de ellos. Es importante considerar que esto puede llegar a ser una ventaja cuando la volatilidad o incertidumbre en el mercado sea muy alta, o bien, las condiciones de mercado sean muy retadoras. Cabe destacar que la búsqueda de oportunidades y el estudio constante de los gestores sobre qué emisoras podrían tener mejor o peor comportamiento comúnmente conlleva a comisiones más altas, en relación a un fondo indizado.

Entonces, ¿cuál es la mejor opción a elegir entre estas dos formas de inversión? De entrada, si se está dispuesto a aceptar un mayor nivel de riesgo por un posible mayor rendimiento, un fondo activo puede ser una muy buena opción; por el otro lado, si el inversionista se siente más cómodo con el rendimiento del mercado y la sola idea de aumentar el riesgo lo pone nervioso, es preferible mantener una inversión pasiva.

Actualmente, sigue vigente el debate entre cuál es mejor opción para invertir y, a lo largo de la historia, varios inversionistas han dejado muy clara su postura, independientemente de tener un año con rendimientos positivos o negativos. Es por ello que no se puede determinar una opción como ganadora; la mejor opción siempre será la que se acomode a su perfil y con la que se sienta cómodo.

El autor es analyst trade s. de Fondos de Inversión en Operaciones de BBVA Bancomer.

[email protected]