El modelo de desarrollo de proveedores de FIRA tiene como fundamento la definición del mercado meta, la participación de la agroindustria como impulsora y las organizaciones de productores como catalizadores, para que los mismos productores se conviertan en proveedores

Una vez definida la estructura eje del negocio, se diseña el esquema tecnológico; para ello, el primer paso es definir la materia prima óptima que demanda la industria y selección de la tecnología más adecuada de acuerdo con las especificaciones, seguido del diseño del modelo de inversión para el financiamiento de los proyectos.

La operación se realiza a través de una estructura que es liderada por un consultor técnico experto que se encarga de seleccionar y formar asesores especializados que atienden a los productores primarios y, de manera coordinada con la industria, desarrollan las acciones necesarias para mejorar la productividad y rentabilidad de las empresas a través de la tecnología, el financiamiento y acceso al mercado.

Esta estructura de operación genera mayor profesionalización de las actividades y una mejora en el desarrollo empresarial de las organizaciones económicas de los productores que se están integrando a las redes de valor.

La continuidad en la operación de estos esquemas es determinante, como de igual forma lo es contar con la disponibilidad de recursos económicos en forma multianual, que permita garantizar el apoyo a los productores a través de la prestación de los servicios técnicos especializados. Asimismo, la incorporación de entidades de soporte que complementen las actividades de negocio, que propicien reducción de costos en los proyectos y brinden acompañamiento al proceso de crecimiento y fortalecimiento de la red de valor.

Este modelo está siendo operado en varios estados de la República, con resultados alentadores para los productores; como es el caso en Jalisco, en el proyecto para la producción de carne y leche a bajo costo, en donde después de tres ciclos continuos de capacitación, asesoría y consultoría, se ha llegado a resultados contundentes que justifican plenamente la inversión de recursos de manera consistente y continua, para resolver problemas causales en la productividad y rentabilidad de las empresas de 740 productores que son atendidos por 58 asesores y un consultor.

Los resultados más significativos en dicho ejemplo son:

  1. Costos de producción de leche. Se ha logrado una reducción de 28.6% en el costo por litro de leche producido.
  2. Productividad de leche. Se ha pasado de 13.87 litros/día a 17.78 litros/día por vaca en ordeña, lo que significa un incremento de 28.2 por ciento.
  3. Costos de producción de carne. Se ha obtenido una reducción de 24.1% por kilo producido.

El impacto en los indicadores mostrados es concluyente en cuanto al modelo operativo se refiere, sumando tecnologías óptimas y la participación comprometida de los productores.

*Crisólogo Chávez Zárate es especialista de la Subdirección de Desarrollo de Productores y Prestadores de Servicios de FIRA. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]