En la primera parte de esta nota comenté sobre el modelo financiero integral para el desarrollo de la ganadería que a través de instrumentos de crédito, apoyos FIRA y Sagarpa, mismo que tiene como objetivo el incremento del hato ganadero, asegurar la producción de alimentos para el ganado e impulsar la productividad y rentabilidad de las empresas con transferencia de tecnología.

El modelo inicia en el 2009 con una línea de crédito autorizada por 5 millones de pesos para la atención a ganaderos con necesidades de financiamiento entre los 50 mil y 800 mil pesos, los conceptos de inversión son para engorda de becerros, compra de vientres y rehabilitación de praderas. Los ganaderos participantes son los afiliados a sus 23 Asociaciones Ganaderas locales que integran a la UGROY. Parte fundamental para determinar la elegibilidad de los acreditados es el buen historial crediticio y la evaluación técnico-financiera que realiza personal capacitado que forma parte de la estructura operativa, entre otros requisitos específicos.

El impacto logrado del 2009 a la fecha es la colocación de créditos y apoyos en 19 municipios de Yucatán y Quintana Roo por un monto total de 512 millones de pesos para alrededor de 35 mil cabezas de ganado y 12 mil hectáreas para la rehabilitación de pastizales, manteniendo un saldo de cartera vigente a la fecha por 185 millones de pesos en beneficio de más de 6,000 productores, estos recursos generan una derrama económica en los diversos eslabones de la cadena productiva por alrededor de 750 millones de pesos. Para obtener estos resultados el seguimiento con asistencia técnica en temas de nutrición, reproducción, manejo y conservación de forrajes y la reducción de costos de producción hasta la recuperación de la cartera es parte fundamental, beneficio con el cual cuentan todos aquellos ganaderos que se incorporan al programa, de manera adicional también se cuenta con el servicio de seguro ganadero y la gestión de recursos de los programas de apoyos de las instancias gubernamentales.

El sector agropecuario tiene una dinámica particular e independiente del resto de la economía debido a las características de la producción, como la vulnerabilidad ante eventos climáticos, sanitarios y cambio de precios por la oferta y la demanda, entre otros; por ello es necesario dotar a los productores con elementos que permitan potenciar su visión empresarial, tales como el financiamiento y los instrumentos de administración de riesgo, infraestructura para almacenamiento de alimentos y para comercialización consolidada que contribuyen a incrementar la productividad. Por ello, la estrategia para el 2017 de FIRA, el conjunto de fideicomisos establecidos en el Banco de México, será el impulsar el programa de desarrollo de proveedores enfocado a la comercialización en volumen a través de la UGROY, que entre otros beneficios busca la contratación de coberturas de precios con el objetivo de fortalecer a la organización gremial y minimizar los riesgos propios de la actividad, estos instrumentos están enfocados principalmente al incremento de los márgenes de utilidades para el productor primario a través de la venta consolidada de productos de mejor calidad enfocados a la demanda de mercado.

*María Isabel Coutiño Laguna, Agente FIRA en Valladolid. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

mcoutino@fira.gob.mx