De acuerdo con la Coordinación Nacional del Servicio Profesional Docente, se ha aplicado el examen de la Evaluación de Desempeño a 91,000 maestros de educación básica y 22,000 docentes de educación media superior en 28 estados. De acuerdo con la Secretaría de Educación Pública (SEP), el promedio de participación de los profesores fue de 95.2%, aunque la información no incluyó los datos de Oaxaca, cuya participación fue de 60 por ciento.

Durante estos dos fines de semana en que se ha realizado la aplicación de la Evaluación de Desempeño, 23,000 maestros no han podido realizar el examen el día programado por diversas razones, unas justificadas y otras no tanto, y se han reprogramado para otras fechas.

El próximo fin de semana se llevará a cabo la evaluación en Guerrero, y el 12 y 13 de diciembre está programada en Chiapas.

¿Cuál ha sido la respuesta de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) ante tal logro?

Primero, Rubén Núñez, líder de la Sección 22, tildó de espurios y traidores a los maestros que participaron en la evaluación. ¿A quién traicionan? ¿Al líder sindical? Sólo a él, que se está quedando solo en su esfuerzo por dinamitar la reforma educativa. Los maestros que presentaron el examen son la mayoría, afortunadamente.

La CNTE quiere ir más allá. Planea integrar un equipo legal con más de 74 abogados para que encabece la defensa de los profesores que no se presentaron al examen. Ahora su batalla legal complementará su lucha en las calles. ¿Cómo van a financiar este proceso ante los tribunales? ¿Qué van a decidir los juzgadores? ¿Qué va a hacer la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación si recibe un revés del Poder Judicial?

Mientras tanto, la reforma avanza y la CNTE pierde fuerza.

¿Por qué es tan importante la evaluación docente? Hay que evaluar para mejorar y no se puede mejorar lo que no se evalúa. De ahí la importancia de tener una fotografía completa de las áreas de oportunidad de los docentes.

Ahora lo importante es saber qué vamos a hacer con la fotografía. ¿Cómo la vamos a mejorar?

La evaluación debe formar parte de un proceso más complejo en donde se evalúa, se identifican áreas de oportunidad y crecimiento profesional, se capacita y se evalúa de nuevo.

¿Cuál es el plan de capacitación? ¿Qué vamos a hacer para que esta capacitación tenga un impacto positivo en los estudiantes? ¿Cuántos recursos se van a destinar para la implementación de este plan? ¿Cuántos profesores le van a entrar? ¿Qué pasará con aquellos que no lo hagan? ¿Qué pasará con aquellos que no mejoren? ¿Cómo vamos a preparar mejor a los nuevos profesores que se integran año con año a la labor educativa? ¿Cómo los vamos a motivar?

Quedan muchas preguntas. Sin embargo, con la evaluación docente de estas dos semanas se ha abierto un camino que parecía imposible abrir.

Contra las amenazas de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, se llevó a cabo la evaluación y, salvo en Oaxaca, el porcentaje de participación de los profesores fue altísima. Enhorabuena.

[email protected]