Nuestra Constitución dice: No constituirán monopolios las funciones que el Estado ejerza de manera exclusiva en (…) petróleo y los demás hidrocarburos (como) petroquímica básica .

No obstante, según la trayectoria de los precios en México, Petróleos Mexicanos (Pemex) tiene un poder enorme y lo utiliza normalmente en su beneficio (o en el del sector público); por ejemplo, la variación del subíndice minero del Índice Nacional de Precios al Productor entre enero-abril del 2004 y enero-abril del 2011 fue 164.7%; cuando el petróleo se excluye del cálculo, 76.4 por ciento.

Los energéticos crecen más que el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) en periodos de inestabilidad (1982-2000: 44.1% anual versus 41.2%) o estabilidad (2000-2011: 6.9% anual versus 4.7 por ciento). Las tasas correspondientes a frutas y verduras fueron 39.9% y 6.8% y las de productos pecuarios 38.3% y 5.3 por ciento.

En el Informe sobre la Inflación (mayo del 2011), el Banco de México reconoce que recientemente la evolución del componente no subyacente, a diferencia de lo que ha sucedido en otros países, se mantuvo relativamente aislada de las alzas que se registraron en los precios internacionales de los energéticos. Ello en virtud de la política de deslices que actualmente rige la determinación de los precios internos de las gasolinas y del gas licuado (p. 7).

La mayoría de los precios en México refleja las condiciones en los mercados, pero en los energéticos también hay intervención estatal (Pemex influye poco en el precio internacional del petróleo, pero decide el de la gasolina en México). Esta injerencia ocurrirá mientras el petróleo y otros hidrocarburos sean una fuente importante de los ingresos públicos en México.

En el 2010, el ingreso petrolero representó 32.9% del ingreso presupuestario del sector público. Los subíndices de precios de energéticos, frutas, verduras y productos pecuarios rara vez crecen, simultáneamente, menos que el INPC.

Es menos común que coincidan en la situación contraria. Por ejemplo, en enero-abril del 2011 la variación anual del INPC fue de 3.4%; frutas, verduras y productos pecuarios aumentaron menos (2.7% y 2.0%, respectivamente) y energéticos más (5.7 por ciento). ¿Qué podemos esperar? Según la Comisión Europea (European Economic Forecast, primavera del 2011), los precios, en dólares, de los conceptos siguientes disminuyeron en el 2009, crecieron en el 2010 y aumentarán en el 2011, pero bajarán en el 2012: alimentos, materiales básicos (agrícolas no alimenticios, minerales y metales) y combustibles. Los productos primarios subirán 41.9% en el 2011, pero si se excluyen los combustibles, 24.8 por ciento.

En The Commodity Refiner (Barclays Capital, 3 de febrero del 2011) se pronosticaron aumentos en el 2011 y el 2012 en aluminio, cobre, plomo, níquel, estaño, zinc, platino y paladio; para el oro y la plata, una caída en el 2012; para el petróleo y el carbón veían alzas consecutivas, pero para el gas natural un decremento en el 2011 antes de subir en el 2012. Habrá descensos en el 2012 en café, azúcar, algodón, trigo, maíz y soya, después de alzas en el 2011; en cacao, incrementos sucesivos.

En el Informe sobre la Inflación hay previsiones optimistas: Las expectativas de inflación de los analistas económicos para distintos horizontes permanecen ancladas dentro del intervalo de variabilidad de más/menos un punto porcentual alrededor del objetivo de 3% (...) no se avizoran presiones generalizadas sobre los precios (pp. 30 y 47).

[email protected]