(Primera parte)

Sin embargo, se concede menor o nula importancia a lo que permite potencializar o derribar una industria: el recurso humano.

La población rural de nuestro país participa con 23% de la población total con aproximadamente 27.5 millones de habitantes que viven en localidades con menos de 2,500 habitantes.

La actividad primaria (sector agropecuario, forestal y pesca), siguen siendo la principal en las zonas rurales (42.5%), aunque ha dejado de ser la preponderante. La manufactura y los servicios, principalmente, han cobrado relevancia en los últimos años, acentuándose en localidades con más de 2,500 habitantes (Inegi, Encuesta Intercensal 2015).

En muchas de estas poblaciones se desarrolla la porcicultura nacional y de ahí mismo surge el recurso humano que trabaja continuamente para lograr los indicadores técnico-productivos que hacen rentable la actividad, luego entonces, la producción de carne de cerdo requiere de mano de obra con altos niveles de especialización, más aún, considerando que se invierten millones de pesos en infraestructura y en animales superiores a los 65 millones de pesos por granja, valor estimado para una granja de engorda tecnificada para 10,000 espacios.

En ese contexto, surgen entonces varias preguntas sobre el tema: ¿Contamos con el personal idóneo para que realice las actividades requeridas?, ¿tenemos al personal que necesitamos?, ¿es atractiva la empresa para el colaborador de una granja?, ¿tenemos un plan de selección y desarrollo de nuestro personal?, y es que, al igual que en cualquier organización, el recurso humano en la ganadería representa hoy un capital especializado que en los próximos años cobrará gran importancia, no sólo por su conocimiento, sino por la falta de reemplazo en el surgimiento de nuevas generaciones cuyos intereses pueden estar en otras actividades.

Este tema se tocó en días pasados en el 7o Congreso Nacional de Productores Porcícolas, organizado por la OPORPA, en donde se mencionó, por diferentes ponentes, la importancia del recurso humano, así como los cambios que se deben adoptar en la producción ante una nueva realidad

Mañana explicaré algunas propuestas de mejora.

*Eduardo Trejo González, especialista de la Dirección Técnico y de Redes de Valor de FIRA. La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.