Uno de los atributos que los seguidores de López Obrador siempre han destacado es su congruencia. El tabasqueño, alardeaban sus partidarios, no era el típico político que decía una cosa y hacía otra. Su pregón y su actuar eran lo mismo.

Sin embargo, rápidamente tras asumir la Presidencia de la República el mito de la congruencia de López Obrador se ha derrumbado. Al parecer, cuando la ambición de poder entra por la puerta, la congruencia sale por la ventana. El deseo desmedido por acumular mando y autoridad ha llevado en repetidas ocasiones al hoy Presidente a hacer lo que ayer como opositor criticaba con vehemencia.

Un ejemplo de contradicción entre el discurso y los hechos lo tenemos en el desaforado activismo presidencial en los procesos electorales en curso. Como candidato opositor López Obrador reprobó con severidad la injerencia de Vicente Fox en las campañas de 2006. El político guanajuatense que sacó al PRI de Los Pinos, utilizó la tribuna presidencial durante las campañas de 2006 para condenar el populismo y llamar al pueblo de México a “no cambiar de caballo a la mitad del río”.

Sus declaraciones aludían claramente al político tabasqueño, que en un principio punteaba en las encuestas. Su campaña electoral giraba en torno a la propuesta de cambio en el modelo económico y tenía como lema “por el bien de México, primero los pobres”.

López Obrador respondió con el famoso “cállate chachalaca”, la desafortunada frase que escogió en unos de sus discursos de campaña para repudiar el activismo electoral del Presidente Fox. De la condena moral pasó a la demanda jurídica una vez que perdió la elección presidencial. En el juicio de inconformidad, López Obrador alegó la “indebida intervención” del titular del Poder Ejecutivo para fortalecer la campaña del candidato del PAN y desacreditar la suya, como una de las razones para declarar la nulidad de los comicios.

Quince años después, ante el riesgo de perder la mayoría en la Cámara de Diputados, López Obrador incurre una y otra vez en las ilegalidades que como candidato opositor denunció. Tiene el agravante que, tras la reforma electoral de 2007, el activismo electoral de los servidores públicos ha quedado expresamente prohibido en la Constitución y la ley.

A pesar de ello, el político tabasqueño ha utilizado el púlpito presidencial para denostar e injuriar a los partidos de oposición por hacer una alianza con el fin de disputar a Morena la mayoría en la Cámara de Diputados en las elecciones del 6 de junio. Asimismo, ha atacado al INE y al Tribunal Electoral cuando sus resoluciones afectan los intereses del partido político que fundó.

Más recientemente, al presidente López Obrador le dio por meterse a las campañas electorales de Nuevo León. “Están comprando votos”, dijo en la conferencia de prensa mañanera mientras mostraba una de las Tarjetas Regias que Adrián de la Garza, el candidato de la coalición PRI-PRD, reparte como parte de su campaña a la gubernatura.

Las declaraciones del presidente López Obrador colman a plenitud el tipo jurídico de calumnia. Imputó a un candidato un delito por el cual no ha sido condenado. Dijo que lo hacía “como ciudadano” y no en calidad de servidor público.

Pero sólo un servidor público como el Presidente de la República tiene a su disposición el aparato de comunicación social del gobierno federal. Por ello, sus declaraciones constituyen a todas luces propaganda electoral calumniosa producida y difundida con recursos públicos.

El Presidente López Obrador se jacta de su superioridad moral sobre sus antecesores en el cargo. Cada vez que puede repite su socorrido “no somos iguales”. Pero, en los hechos, la única diferencia ha sido la arrogancia y la impunidad con las que se pone por encima de la Constitución y la ley.

Twitter: @BenitoNacif

Benito Nacif

Profesor

Voto particular

El Dr. Benito Nacif es profesor de la División de Estudios Políticos del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE). Fue Consejero Electoral del Instituto Nacional Electoral (INE) del 2014 al 2020 y del Instituto Federal Electoral (IFE) del 2008 al 2014.

Lee más de este autor