¿Qué pasa en México? Por un lado, veo un México que vive en el siglo XXI. Ayer la Primera Sala de la Suprema Corte aprobó con cuatro votos contra uno el proyecto del ministro Arturo Saldívar en el caso de un amparo para permitir el cultivo, procesamiento y consumo personal de la mariguana con fines lúdicos o recreativos. Por el otro, veo un México que parece estar estancado en el siglo pasado. El Partido Revolucionario Institucional en Veracruz propone hacer pruebas de embarazo a las candidatas a cargos de elección popular en el proceso electoral del 2016 en aras de la transparencia.

Así lo dijo el líder estatal del partido tricolor en la entidad mencionada, Alberto Silva Ramos: Podemos hacer pruebas antidoping, antiembarazo (...), que sirvan para transparentar y que la ciudadanía tenga confianza .

Ahora resulta que en Veracruz se discrimina en nombre de la transparencia. No sabía que las mujeres embarazadas sufrieran de alguna incapacidad para representar a los ciudadanos.

¿Acaso las mujeres embarazadas ven afectada su inteligencia? ¿O es que las mujeres embarazadas deben estar en su casa y no en la política? No entiendo.

En lo único en lo que tiene razón el señor Silva es en que la ciudadanía se merece transparencia y rendición de cuentas. ¿Ya les exigió a sus candidatos que publiquen 3 de 3? Eso sí es transparencia que abona a la confianza.

¿Se le olvida o no sabe que su comentario más allá de reflejar a una persona misógina constituye una violación a la ley? ¿Así pretende ganar votos en Veracruz?

La Ley General para el Acceso de las Mujeres a un Vida Libre de Violencia señala que someter a las mujeres a una prueba de embarazo es un acto de discriminación.

Se le olvidan los principios de igualdad jurídica entre la mujer y el hombre; y el respeto a la dignidad de las mujeres; y la no discriminación; y la libertad de las mujeres.

¿Cuántas veces hemos escuchado que los empleadores piden certificados de no gravidez a las candidatas a ocupar vacantes a pruebas de embarazo? ¿Cuándo va a parar esta discriminación?

Por un lado, a nivel federal se han instaurado cuotas de género para revertir años de discriminación y para promover la inclusión de mujeres en los puestos de elección popular. Y por el otro, otros encuentran formas de limitar aún más la participación de la mujer en los puestos de poder en el Estado.

Es una pena que en el 2015 haya políticos que hagan este tipo de propuestas. Lo único que demuestran es su ignorancia. Ojalá que la opinión pública y el voto popular castiguen a este tipo de personajes. Y sobre todo, que se apliquen las consecuencias establecidas en la ley en caso de que se compruebe una violación a la ley.

grojas@eleconomista.com.mx