En México la principal línea de producción acuícola es el cultivo de camarón, con 114,500 toneladas en el 2015; se trata de un producto altamente demandado por los mercados internacionales, considerando la información del Departamento de Comercio de Estados Unidos, la cual refiere que las exportaciones de camarón de México a EU acumuladas a septiembre del 2016 ascendieron a 14,205 toneladas, cifra superior en 4.94% con respecto a las 13,536 toneladas registradas en septiembre del 2015

Por su valor económico a septiembre del 2016 se exportaron 157.8 millones de dólares, esto es, 6.6% menor a los 168.9 millones de dólares de septiembre del 2015.

Se observa una disminución en el precio promedio de las exportaciones del camarón mexicano de 11 por ciento.

Durante el ciclo de cultivo 2016 las empresas camaronícolas establecidas en los estados de Sonora, Sinaloa, Baja California Sur y Nayarit continuaron implementando estrategias y protocolos de manejo del camarón para zanjar los retos de la actividad y aprender a enfrentar los impactos de síndromes como el de la mancha blanca y el de la muerte temprana.

En este sentido algunos empresarios generaron sus planes de negocios y manejo de cultivo para operar con márgenes de utilidad adecuados, aun con sobrevivencias de 45 y 50 por ciento.

Otros más han implementado realizar dos ciclos productivos anuales apoyados con maternidades.

La industria camaronícola de nuestro país continúa mejorando su competitividad y sostenibilidad mediante innovaciones tecnológicas y protocolos sanitarios.

Algunos laboratorios de producción de postlarvas de camarón trabajan líneas genéticas ecuatorianas resistentes a las enfermedades así como líneas genéticas mexicanas de rápido crecimiento, para producir en el corto plazo crías de camarón con lo mejor de estas dos líneas genéticas.

Para el ciclo de cultivo 2016 el comité de sanidad acuícola del estado de Sonora reportó en agosto 148 granjas, sembradas con 24,200 ha de cultivo, y estima que 53 granjas con 4,632 ha realicen un segundo ciclo de cultivo.

Expertos participantes en la actividad señalan que el primer ciclo fue complicado en el aspecto productivo, mejorando las condiciones para el segundo ciclo. El pronóstico de producción en Sonora es de 60,000 toneladas, similar a las obtenidas en el 2015.

La industria camaronícola presenta retos y oportunidades a futuro con una nueva visión de negocio orientada a la sustentabilidad.

En el mediano plazo proyecta acceder a nuevos mercados mediante la certificación y calificación de sus procesos, mejorando de esta forma su rentabilidad.

Y es que, como ha sido desde el origen de esta industria, FIRA, como parte de la Banca de Desarrollo de la SHCP, continuará impulsándola a través de sus productos y servicios financieros y tecnológicos para fomentar su crecimiento y desarrollo sustentable.

*Martín Téllez Castañeda es Especialista de la Subdirección de Pesca, Forestal y Medio Ambiente en FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]