Considerando que en México menos de 1% invierte en la bolsa de valores, cada vez se vuelve más común escuchar las palabras “ahorro para el futuro”. Las estadísticas señalan que en México por cada 10,000 personas de la Población Económicamente Activa (PEA) únicamente 35 invierten directamente en la bolsa, mientras que en Estados Unidos por cada 100 personas de la PEA 60 lo hace.

Los jóvenes y millennials son un segmento predominante en México, al tener la mitad de la población mexicana 37 años de edad o menos. Dentro de este segmento, corresponden a la PEA 21 millones de personas, de acuerdo con la última Encuesta Intercensal 2015 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

En distintos estudios, los jóvenes y millennials reconocen que, para lograr metas, se requieren mejores condiciones económicas que en la actualidad son difíciles de adquirir, pero les emociona la idea de conseguirlas, como viajar, adquirir un automóvil, comprar un departamento, guardarropa de moda o iniciar un negocio, por mencionar algunas.

Sin embargo, se requiere de la cultura del ahorro y de la inversión. Derivado de los medios electrónicos y de difusión actuales, son más los jóvenes y millennials que han perdido el miedo para acercarse a una casa de bolsa o con un especialista de inversiones para informarse sobre los productos bursátiles que podrían dar altos rendimientos, según el horizonte y el plazo que tengan para cumplir sus metas.

Con la conciencia que se tiene sobre la importancia del ahorro a través de la inversión, un vehículo accesible para iniciar en el mercado bursátil es un exchange traded fund (ETF).

¿Por qué los ETFs serían atractivos para los jóvenes y millennials? Porque siguen una estrategia pasiva, conservadora y de bajos costos. Son un vehículo transparente, con información pública diaria y tienen acceso intradía para aprovechar las tendencias de mercado.

Se vuelve un tema muy interesante invertir en bolsa, siempre y cuando se tenga una asesoría adecuada, pero también requiere experiencia y tiempo, por esa razón al presentar un ETF a los jóvenes y millennials es atractivo el hecho de invertir en una sola exposición para adquirir un portafolio de diversas compañías. Genera confianza que los activos que replican los ETFs sean de proveedores reconocidos a nivel mundial, por ejemplo, ETFs que replican índices de proveedores globales como S&P, MSCI y FTSE. Pero sobre todo llama mucho la atención el bajo costo de inversión, ya que tendrán acceso a partir de 20 pesos, dependiendo del ETF de interés, pero para empezar a invertir, se vuelve un monto mínimo muy accesible.

Los ETFs son un instrumento rico en diversificación. Dependiendo del ETF se puede adquirir una estrategia de dividendos, invertir en sectores como el de bienes raíces a través de fibras, hasta adquirir portafolios de mercados internacionales, pensado en emisoras de alto valor y reconocidas de Estados Unidos, como Amazon, Disney, Facebook, Google, etcétera; o chinas, como Alibaba y Tencent, entre otras.

Son muchas las ventajas, pero pueden resumirse en que un ETF es práctico y fácil de entender, aspectos importantes para que los jóvenes y millennials puedan animarse a empezar a invertir.

La autora es ETF sales executive director-asset management de BBVA México.

[email protected]