En lo que quiso ser una demostración de cumplimiento con la rendición de cuentas pero que resultó la primera apertura de puerta para que entre el sospechosismo a su gobierno, el presidente Enrique Peña Nieto y su gabinete hicieron pública su declaración de bienes, sólo que omitieron, entre otras cosas, el precio, el material y la ubicación de éstos.

Desde hace mucho tiempo, les consta a los lectores, porque el tema es recurrente en mis colaboraciones, que tengo la percepción de que los políticos, en privado, cuando se refieren a nosotros, los ciudadanos, utilizan el adjetivo pendejos. Así, por ejemplo, me imagino que en una reunión de funcionarios gubernamentales del área de economía, uno de ellos pregunta: ¿Y cómo han reaccionado los ciudadanos ante los gasolinazos? Como siempre -contesta algún burócrata de alto rango-, los aceptan sin chistar, es que son tan pendejos que tal parece que no se dan cuenta. Démosle gracias a la Virgen de Guadalupe -expresa el mero papas fritas- de que tenemos un pueblo que en su inmensa mayoría no sabe de protestas, olvida con facilidad las afrentas y aguanta todo. Tiene usted razón y un agudo sentido de la observación -zalamero le dice al jefe el menor de los empleados para quedar bien-, ya parece que si viviéramos en Suiza la sociedad nos iba a aguantar todas nuestras tranzas. Si viviéramos en Suiza -replica el cacarizo-, usted trabajaría en el departamento de limpieza sección retretes.

El IFAI

Así como la anécdota referente a los gasolinazos imagino otras, en este caso, la de la declaración patrimonial. Vamos a presentar la información de nuestras posesiones -ordenó el preciso a sus subalternos- de una manera austera y republicana; esto es: sin demasiados detalles sobre precios, ubicaciones, costo de obras, artistas que las produjeron si éstas son de arte o características de construcción si son arquitectónicas, clase de metal si se trata de joyas y/o monedas. Se trata de no humillar con ostentaciones a los pobres pendejos que nos confiaron su gobernación.

Públicamente, Peña Nieto expresó lo siguiente: La revisión de cuentas y el combate eficaz a la corrupción al interior del gobierno tiene que ver con la ampliación de facultades del Instituto de Información y de Acceso a... de Información y de Acceso a la Opinión Pública de toda la información disponible para la ciudadanía desde el gobierno: el IFAI. (Se le hizo bolas el engrudo al definir lo que es el IFAI, pero no hay que tomárselo a mal, porque apenas lleva 50 días en el gobierno. Pendejos nosotros, los miembros de la sociedad civil, que hemos permitido que las siglas del Instituto estén mal desde su origen, porque éste se llama Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos, luego su acrónimo (IFAI) no corresponde al total de su significado. Las siglas que lo definen deberían ser IFAIPD. Con una simbología fallida como ésta, hasta el Presidente de la República puede equivocarse en su interpretación).

La simulación

La cuestión es que el Jefe del Ejecutivo tiene la intención de que los funcionarios del gobierno que preside cumplan con la transparencia y la rendición de cuentas, por estos motivos, sugirió -una sugerencia de él es una orden- a sus colaboradores que presentaran una declaración de bienes. Él puso el ejemplo y así declaró ser propietario de cuatro casas, dos pagadas de contado y otras dos que le fueron donadas. Así como un departamento reportado como herencia. También declaró cuatro terrenos, el más grande de 58,657 metros cuadrados -no es poca cosa-, los cuatros predios le fueron donados. Dos de ellos los recibió el 8 de diciembre del 2011, tres meses después de haber terminado su mandato en el Estado de México. Los otros dos no informó cuándo se los regalaron. De los cuatro no dijo el motivo de la donación ni el nombre del donante.

Aquí es donde uno piensa que los políticos creen que somos imbéciles por no usar el calificativo que escribí con motivo de los gasolinazos.

Señor Presidente: No nos subestime. Sin poner en duda que es usted guapo, nadie le va a regalar nada por su linda cara. Esos cuatro terrenos se los regalaron por algo. Como sus mandantes -que no sus súbditos-, nos gustaría saber quiénes fueron los donantes y cuáles fueron los motivos de las donaciones. También es importante saber no sólo los metros cuadrados de sus bienes inmuebles, sino también su valor, así como el de sus joyas y obras de arte. No hacerlo es seguir en la simulación -un mal que ha producido gobernantes mentirosos y corruptos y ciudadanos apáticos y valemadristas-; no informarnos a cabalidad y con auténtica transparencia sobre su patrimonio es ponerse de pechito para la suspicacia y mandar una señal de que el viejo PRI -el de siempre- jamás se fue. Dinosaurio viejo no aprende maroma nueva.

Destacados

La falta de respeto a la inteligencia ciudadana se regodea en las declaraciones de bienes de algunos miembros del gabinete.

Ganan más que el Presidente de la República los secretarios de la Defensa y de Marina porque reciben un pago extra por riesgo. También, al saber de los ingresos de los demás secretarios, llaman la atención los de 194,861 pesos que gana Pedro Joaquín Coldwell (169,805 como funcionario y 25,056 por servicios profesionales ¿?). Éste es de los más pesados en propiedades, posee: dos casas, seis locales, un terreno, un departamento y un edificio.

Otro que llama la atención por sus ingresos es el secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete Prida, cuyas retribuciones económicas mensuales alcanzan la suma de 672,452 pesos; 205,122 pesos de su sueldo -bruto- como Secretario y 467,300 pesos por servicios profesionales. (Navarrete Prida es notario público con licencia, dejó atendiendo el negocio a un notario suplente que le da dividendos de las ganancias).

El secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, Enrique Martínez y Martínez, antecesor de Humberto Moreira en el gobierno de Coahuila, declaró asignaciones pecuniarias de 270,995 pesos; 145,037 sueldo -neto- como funcionario y 125,688 por servicios profesionales (¿?). En propiedades. don Enrique tiene nueve terrenos -tres comprados cuando fue Gobernador-, cuatro que le fueron donados (¿por quién y con qué petición? Pregunta este textoservidor al que nunca nadie le ha regalado un ladrillo); tres terrenos adquiridos por traspaso -suman 10, aunque declaró nueve-. También es dueño de un edificio y una casa.

Así las cosas, tal vez el más derecho de todos sea Jesús Murillo Karam, procurador general de la República, que para no mentir, simplemente no declaró.

Según sus declaraciones, ninguno tiene dinero en el banco, sea en una modesta cuenta de ahorros o en inversiones millonarias. ¿Será?

Nueva forma de robar

La delincuencia organizada ofrece novedades para ejecutar sus delitos. En el país, los robos están a la orden del día. Les comparto algo que recientemente me sucedió:

En el estacionamiento de una tienda de autoservicio, mientras guardaba mis compras en la cajuela de mi coche, se acercaron dos edecanes espectaculares -jóvenes guapas de buen cuerpo que visten short y una camisetita-, limpiaron el parabrisas del auto con una esponja y un champú que supuestamente promocionaban. Mientras lo hacían, sus pechos, prácticamente, se salían de la camiseta. Imposible no prestarles atención. Cuando terminaron de lavar el parabrisas les ofrecí una propina, pero me dijeron que no la podían aceptar porque estaban promocionando el producto que me enseñaron. Eso sí, me pidieron un favor: que las llevara a otra tienda de la misma cadena ubicada cerca de donde estábamos. Acepté. Ellas subieron a la parte de atrás del automóvil. Durante el camino se desnudaron y empezaron a besarse entre ellas.

Luego una se pasó al asiento del pasajero de adelante y me practicó sexo oral. La otra me besó el cuello, la espalda y me quitó la cartera. Así me robaron el pasado jueves y dos veces el viernes.