Romper la inercia de crecimiento económico del país de 2% que se ha registrado en los últimos 30 años y lograr una tasa de 4 por ciento.

Ésa es la encomienda central que le encargó el presidente Andrés Manuel López Obrador a Alfonso Romo designado presidente del Consejo para el Fomento de la Inversión, el Empleo y el Crecimiento Económico que ayer mismo fue constituido.

La tarea no sólo es procurar las condiciones necesarias para que se apuntale el crecimiento económico, sino que éste se registre y se refleje en el bienestar de la población.

El crecimiento económico debe ser equilibrado porque el crecimiento sin justicia social es retroceso, dijo el jefe del Ejecutivo.

En el evento, al que acudieron los principales representantes de la Iniciativa Privada, el presidente de México mencionó varios puntos que son muy relevantes en el contexto actual.

Asistieron: Alberto Baillères, presidente de Grupo Bal; Luis Niño de Rivera, recién electo como presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), y Francisco Cervantes Díaz, presidente de la Concamin; Carlos Slim, Ricardo Salinas Pliego y Olegario Vázquez Aldir, así como Juan Pablo Castañón, presidente del CCE, y Bosco de la Vega, presidente del Consejo Nacional Agropecuario (CNA).

Los mensajes

Frente a ellos, el presidente López Obrador destacó varios mensajes.

En primer lugar, invocó a la unidad de todos los sectores, lo cual es muy importante en la medida en que, a la fecha, la sociedad mexicana está muy dividida.

En segundo lugar, destacó que no se puede lograr un mayor crecimiento económico y bienestar social sin la participación de todos los sectores.

Reconoció que solo, el sector público, no puede impulsar el crecimiento económico; requiere de la participación de los sectores privado y social.

Este mensaje es relevante, porque hasta ahora el discurso gubernamental es abiertamente contrario a la Iniciativa Privada.

Uno más. La necesidad de entender que el impulso del crecimiento económico debe hacerse sobre el principio básico de que México tiene muchos rostros y en esa medida debe impulsarse de manera regional y atendiendo las necesidades de los distintos sectores y niveles empresariales e industriales.

El presidente de la República mencionó sus principales proyectos de infraestructura y convocó a todos los empresarios a participar en ellos: el Tren Maya, en el que, dijo, se invertirán 6,000 millones de dólares; la compra consolidada del gobierno que incluye medicinas y equipo médico, que suma 580,000 millones de pesos al año; el desarrollo del istmo de Tehuantepec y el sistema aeroportuario del centro del país, entre otros.

Para todos ellos, se requiere de la participación de inversión privada nacional y extranjera.

Romo, la encomienda

Alfonso Romo Garza anunció que el consejo está integrado por las secretarías de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader); Comunicaciones y Transportes (SCT), Economía (SE), Energía (Sener), Hacienda y Crédito Público (SHCP), Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Relaciones Exteriores (SRE), Trabajo y Previsión Social (STPS) y Turismo (Sectur).

Cuando muchos pensaban que la fuerza de Alfonso Romo se desvanecía, viene la integración de este consejo que buscará la integración de los esfuerzos privados y su alianza con el gobierno mexicano.

Se trata de un mecanismo que le permitirá tener la fuerza de la interlocución con el poderoso sector empresarial.

Es un poderoso instrumento que en la medida en que pueda cumplir su palabra con los empresarios lo fortalecerá.

En caso contrario, si sus promesas son rebasadas por los hechos y la confrontación, la expectativa que hoy genera el nuevo instrumento de cohesión empresarial se desvanecerá.

Al final depende totalmente de la voluntad del presidente de México que el objetivo de Alfonso Romo avance o no.

El liderazgo y capacidad de Alfonso Romo, con toda la fuerza y experiencia que tiene, depende del rumbo que quiera llevar el jefe del Ejecutivo.

En lo que respecta al crecimiento económico, hay que destacar que es importante este nuevo consejo para la integración del sector empresarial y la coordinación con la administración pública federal, pero más importante son las políticas públicas que aplique el gobierno federal.

Hasta ahora, desde el Banco de México, las agencias calificadoras, los análisis de las firmas financieras, todos advierten sobre el rumbo de las políticas públicas.

ATISBOS

AUDIENCIA. El comisionado presidente de la Comisión Reguladora de Energía, Guillermo García Alcocer, luego de las acusaciones en su contra y de algunos de sus familiares por parte de las autoridades gubernamentales por el presunto conflicto de interés y otros señalamientos, reiteró que no cometió irregularidad alguna y pidió audiencia con el presidente de la República para informarle directamente y demostrarle que los órganos autónomos no son enemigos de su proyecto de Nación.

García Alcocer desmintió una a una las acusaciones que le hicieron las autoridades hacendarias y de la función pública y recordó que desde que tomó posesión de su cargo en la CRE hizo públicas las actividades laborales de sus familiares que pudieran representar algún motivo de conflicto de interés.

La Onexpo emitió un comunicado para pronunciarse a favor de la autonomía de los órganos reguladores y dar fe de la seriedad y celo profesional de la CRE.

Marco A.Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.