El Centro de Desarrollo de la OCDE, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe y CAF, banco de desarrollo de América Latina, presentaron su informe de Perspectivas Económicas de América Latina 2015. El informe proyecta una desaceleración en la tasa de crecimiento económico en la región, y argumenta que para escapar de la trampa del ingreso medio, los países de América Latina deberán implementar reformas para fortalecer la educación, las competencias y la innovación.

De acuerdo con el reporte, el ritmo de expansión económica de América Latina será el más modesto de los últimos cinco años. Los pronósticos para el crecimiento del PIB se ubican en el rango de 1.0 a 1.5% en el 2014 (2.5% en el 2013, 2.9% en el 2012), y se recuperarán ligeramente en el 2015 hasta 2.0-2.5 por ciento.

El informe ofrece una visión general de las tendencias macroeconómicas en América Latina y analiza el papel de la educación, las competencias y la innovación para el desarrollo, haciendo un balance de la situación actual en la región e identificando los principales desafíos y oportunidades en estas áreas.

Asimismo, también hace referencia al papel que juega la educación en un crecimiento inclusivo. No sólo importa crecer, sino que este crecimiento sea incluyente y reduzca la desigualdad. En la medida en que un sistema educativo desarrolla las competencias de la población en general, sin importar su nivel socioeconómico, éste favorece la igualdad de oportunidades. La educación, en este sentido, se convierte en un factor fundamental para romper el ciclo de pobreza que afecta a familias por generaciones y ayuda a salir de la trampa de desarrollo.

Estas organizaciones hacen referencia a los avances que ha habido en materia de inversión y cobertura en educación, y a los mayores retos que enfrenta América Latina en el área de la educación para un crecimiento inclusivo:

Primer reto. ¿Cómo ampliar la cobertura en educación preprimaria, secundaria y terciaria? La cobertura en educación preprimaria es de 66 % de la población concerniente en América Latina, en comparación con 83% en la OCDE en el 2012. En educación secundaria, la cobertura en la región es de 41% frente a 71% en la OCDE.

Segundo reto. ¿Cómo aumentar el impacto de la inversión en educación en la calidad y el desempeño? De acuerdo con el reporte, la diferencia actual entre el desempeño de los estudiantes de América Latina y la OCDE se mantiene elevada y equivale a casi dos años de escolaridad de acuerdo con la prueba PISA 2012.

Tercer reto. ¿Cómo reducir las inequidades socio-económicas, de género y regionales en la provisión y el acceso a la educación? El informe revela que la región se caracteriza por un efecto importante del contexto socioeconómico del estudiante y la escuela sobre el acceso, desempeño y finalización. ¿Cómo romper este círculo vicioso en el que las condiciones socioeconómicas de los estudiantes o de las escuelas a las que asisten determinan la calidad de la educación que reciben? ¿No tendrían que ser precisamente estas escuelas las que funjan como espacios catalizadores de un cambio y de la ruptura de esta trampa? ¿Cómo hacer que la educación sea la que promueva una mayor igualdad de oportunidades? ¿Cómo generar una sociedad incluyente?

Finalmente, el informe recomienda que las políticas educativas en la región se enfoquen en resolver los desafíos de calidad y equidad.

grojas@eleconomista.com.mx