Un análisis y debate en curso entre órganos reguladores, legisladores, cámaras de la industria y empresas generadoras/exhibidoras de contenidos, radica en la conveniencia de aproximar y, en su caso nivelar, las condiciones de operación aplicables a medios y plataformas tradicionales (TV radiodifundida, restringida y salas de cine) con aquellas digitales y de reciente incursión (streaming y video bajo demanda por internet).

La experiencia y similar discusión internacional brinda ya algunos elementos al respecto. Se identifica que el marco regulatorio aplicable a jugadores tradicionales resulta ser mayor que aquel de las plataformas digitales, resultando en ventajas comparativas y competitivas para estas últimas. Entre sus consecuencias, se identifica un desbalance en las condiciones para invertir en el desarrollo de infraestructura, generación de contenidos y, por supuesto, en la atracción, incubación y empleo de talento creativo.

Cuotas de contenido local: experiencia internacional. Ya diversos países han propuesto y definido cuotas para la producción y difusión de contenidos locales o nacionales aplicables a las plataformas de contenidos audiovisuales por internet. Por ejemplo, la Unión Europea (España, Francia y Reino Unido), Argentina, Brasil, Canadá, Colombia, Sudáfrica, entre otros, con el propósito de nivelar obligaciones regulatorias con los jugadores tradicionales que ya las cumplían.

Este mecanismo regulatorio busca promover la cultura e identidad nacional ante la creciente diversidad y exposición a contenidos extranjeros, según argumentan. Asimismo, pretende nivelar las oportunidades y potencial de generación de ingresos para artistas y productores locales, con la expectativa de incentivar y detonar el crecimiento en la generación de contenidos nacionales, a través de mayor calidad y cantidad de producciones.

Finalmente, afirman que la prevalencia de condiciones desbalanceadas en la promoción y difusión de contenidos audiovisuales, resultaría en barreras al desarrollo y acceso a productos creativos locales para artistas y audiencias, en países en los que aún no son aplicables estas medidas.

Propuesta de cuotas de contenido nacional: México. Recientemente la “Iniciativa con Proyecto de Decreto por el que se Abroga la Ley Federal de Cinematografía y se Expide la Ley Federal de Cinematografía y el Audiovisual” del senador Ricardo Monreal, propone actualizar el marco normativo para la industria, vigente desde 1992. Ni dudar que en estas casi tres décadas han cambiado radicalmente la tecnología, la conectividad global, hábitos y preferencias de las audiencias y la configuración de este mercado, entre muchos otros elementos.

Ahí se propone una obligación de destinar 15% de tiempo de proyección para obras mexicanas en las salas cinematográficas, así como una reserva de 15% del catálogo para contenidos nacionales independientes en las plataformas digitales, estándar inferior al impuesto en los referentes internacionales, por ejemplo, de 30% en la Unión Europea.

Asimismo, la cuota propuesta se ubica en un rango que no inhibiría la entrada a nuevos jugadores en el mercado ni impondría cargas regulatorias excesivas a los actores actuales, en cambio, promovería la diversidad y la calidad de los contenidos nacionales.

México se sumaría a estos países en la intención y esfuerzos para equilibrar las condiciones regulatorias aplicables a los medios tradicionales y digitales. Por ello, la iniciativa hoy en discusión se constituye como un primer paso de un continuo proceso de alineación con experiencias regulatorias internacionales para, con ello, fortalecer una dinámica competitiva más sana en el ecosistema de medios, con incentivos al desarrollo y exhibición de producciones creativas locales, que contribuyan a la promoción de la cultura, expresiones e identidad nacionales.

@ernestopiedras

Ernesto Piedras

Director General de The Competitive Intelligence Unit

Inteligencia Competitiva

Lee más de este autor