El nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, a diferencia de sus antecesores y principalmente de Barack Obama y de Donald Trump, fue un candidato gris, un candidato que aceptó, por estrategia, que su campaña se centrara en la mala imagen del entonces presidente Trump y su mal manejo de la pandemia; esa condición de candidato gris y de político tradicional le sirve en principio para no generar sobre él altas expectativas.

Biden inicia en medio de tres grandes crisis, grandes en serio, económica, política y de salud (la pandemia en su peor momento y 400,000 muertos reconocidos por esa causa recibe como herencia); de las tres, la más visible en la primera etapa de su gobierno será la de salud porque por ejemplo planteará un cambio en el manejo de la vacunación, quiere en el corto plazo revertir las tendencias y mostrar con números que Trump se equivocó, ojalá tenga éxito porque la vecindad con nuestro país hará que nos llegue parte de ese éxito, pero hablando de esto, ¿le interesará mucho México en este momento? lo dudo mucho, ya tendrá tiempo para ello más adelante; a nivel internacional sus prioridades iniciales tal vez sean China, Europa, los tratados nucleares, el Acuerdo de París y…ya, porque ahí están los cambios que quiere mostrar y crisis a resolver; la migración vendrá un poco después.

Entonces, ¿que cambiará en su relación con México? hay dos temas muy visibles, en parte porque fueron parte de su campaña y de su historia, la agenda verde y la de derechos laborales. Esto significará que las empresas mexicanas que hagan negocios con ese país y el mismo gobierno en sus proyectos serán puestos bajo la lupa por Estados Unidos en el cumplimiento de leyes de protección al ambiente y de sustitución de energías, dos agendas que hoy México no tiene; y por otro lado alentará el sindicalismo entre muchos otros cambios.

Como sea, hay nuevo presidente en el país más poderoso del mundo y en lo que a nosotros corresponde es el país que más influye en el nuestro, en las familias, en la economía, en el turismo, en las remesas, en muchas cosas, así que no tenemos más que desearle no solo mucha suerte sino mucho éxito en las decisiones que tome, si le va bien, algo nos tocará, nos ayudará si crece, nos ayudará si controla la pandemia, nos ayudará si tiene éxito en sus políticas verdes, nos conviene su éxito, y personalmente, me da gusto que termine la era Trump no por su gobierno, sino por su racismo y su desprecio a la democracia, solo por mencionar dos cosas.

Números, Opinióny Política (NOP)

Campos

Twitter:@RoyCampos

Roy Campos

Presidente de Consulta-Mitofsky

Números, Opinión y Política

Presidente de Consulta-Mitofsky, Actuarío y de Matemático por la UNAM, con maestrías de Estadística y Actuaría en el Centro Interamericano de Estudios de Seguridad Social, y Diplomados en Análisis Político, en Alta Dirección Empresarial y en Mercadotecnia entre otros. Imparte cursos de Estadística, de Matemáticas y de mercadotecnia política en varios países, conferencista permanente sobre temas relacionados a la investigación, a la política y a los medios de comunicación.

Lee más de este autor