Las berries  se caracterizan por su tamaño, ser jugosas, con colores atractivos y sabores únicos, así como por sus vitaminas y antioxidantes que aportan importantes beneficios para la salud, que ha incentivado la aceptación y demanda internacional de estos frutos

A nivel mundial son seis los frutos que destacan por su creciente aceptación y demanda: arándano azul, fresa, frambuesa, zarzamora, arándano rojo y grosella.

Por su mayor precio en los mercados internacionales respecto a otros cultivos tradicionales, el cultivo de berries tiene una alta rentabilidad, lo que ha derivado en el crecimiento de la superficie de producción con variedades mejoradas, tecnologías de vanguardia para mejorar la productividad, sistemas de agricultura protegida, riego tecnificado, además de mejores prácticas de producción y manejo para asegurar la calidad e inocuidad de los productos, que les permiten participar en estos mercados de alto valor.

En México, ante la creciente demanda internacional de berries, existe un mayor número de productores y proyectos en varias entidades del país que cuentan con características climáticas óptimas y oportunidad de cosechas en los periodos estacionales, en particular en los cuatro primeros tipos de berries señalados anteriormente, presentándose un aumento notable en la producción, pues mientras en el 2009 se cosecharon 10,684 hectáreas , en el 2017 la superficie alcanzó 36,135 hectáreas (SIAP), lo que representa una TMCA de 16.5%, con una producción en este último año de poco más de 1 millón 85,000 toneladas de fruto.

De esta superficie, cerca de 95% se concentra en cuatro entidades: Michoacán, Jalisco, Baja California y Guanajuato, quienes en el 2017 aportaron en conjunto 96.8% de la producción total nacional (SIAP).

A nivel global, México es uno de los principales productores de berries; en el 2016 se ubicó en tercer lugar después de China y Estados Unidos, aportando 4.3% de la producción mundial de berries (FAOSTAT) y ese mismo año se ubicó en cuarto lugar en exportación de estos frutos participando con 10.6% de éstas (Atlas Agroalimentario 2018). En el 2017, de acuerdo con información del SIAVI, el valor de las exportaciones de berries mexicanas ascendió a 1,923.2 millones de dólares, teniendo como principales destinos Norteamérica con 96.9% (EU el principal); Europa: con 1.8% (el Reino Unido el principal) y Asia con 1.3% (Hong Kong el principal), exportando a un total de 35 países (SIAVI).

En lo que se refiere a Jalisco, con base en información del SIAP, la superficie de berries creció a una TMCA de 11% en el periodo 2009-2017, al pasar de 2,882 hectáreas a 6,646, siendo frambuesa y arándano los cultivos principales y en los que el estado ocupa el primer lugar nacional y un volumen de producción en el 2017 que alcanzó las 109,879 toneladas.

Esta actividad, de acuerdo con la Secretaría de Desarrollo Rural de Jalisco, genera cerca de 58,000 empleos directos en la entidad.

Un elemento importante que apoya el crecimiento de esta actividad productiva es el financiamiento: al igual que la producción de berries crece en el estado, el flujo de crédito de FIRA en Jalisco para estas redes ha mostrado un gran dinamismo, generando un importante crecimiento en los saldos de crédito, de 163 millones de pesos en el 2012 a 930 en el 2017, representando al cierre de este último año 5.9% del saldo total de crédito de FIRA en Jalisco. Para el cierre 2018 se estima superar lo realizado en el 2017 y que esta tendencia se mantenga en los próximos años.

*Sergio Rojas López es residente estatal de FIRA en Jalisco. “La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA”.

[email protected]