La competitividad de la industria textil en México ha generado una expectativa de demanda creciente de algodón, por lo que se visualiza un área de oportunidad en el mercado para los productores.

Para el ciclo productivo primavera-verano 2016, 94% de la producción de algodón se concentró principalmente en tres estados: Chihuahua, Baja California y Coahuila, siendo Chihuahua el primer productor a nivel nacional con 68 por ciento. La productividad actual se debe a la organización de los actores de la cadena en el Sistema-Producto y las políticas públicas que han permitido el repunte del sector de la fibra en el país. Los rendimientos nacionales en la producción de algodón por hectárea han registrado incrementos considerables en los últimos 10 años al pasar de 5.4 pacas por hectárea en el 2006 a 6.6 pacas por hectárea para el 2016. En el estado de Chihuahua los rendimientos promedio son ampliamente superados en algunas regiones productoras, se tienen registros de producción de nueve pacas por hectárea en el 2016, lo que evidencia que en el aspecto productivo aún hay camino por recorrer.

Uno de los pilares sobre los que se asienta la red de valor es la industrialización del producto, que consiste en separar la semilla, las impurezas y fibras cortas del algodón para ofrecer un producto con las características requeridas por la industria textil, tanto nacional como Internacional.

Por su parte FIRA, como parte de la Banca de Desarrollo que coordina la SHCP, participa en la red de valor desde la actividad primaria financiando a los productores con créditos de avío, para el establecimiento, desarrollo y cosecha de algodón, con créditos refaccionarios para la adquisición de maquinaria y equipo, adicionalmente financiando las plantas despepitadoras con créditos refaccionarios y en la etapa de comercialización con créditos de capital de trabajo.

En el estado de Chihuahua, para el 2017 FIRA estima una derrama de financiamiento total para la red algodón por un monto de 3,800 millones de pesos, considerando que en el 2016 en este estado se contaba con 36 plantas despepitadoras, de las cuales 31 son de organizaciones de productores y para el ciclo industrial 2017/18 se incorporarán siete platas despepitadoras nuevas, dándole una fortaleza mayor a este cultivo y una gran generación de empleos directos e indirectos con un valor de la producción del orden de 4,675 millones de pesos.

El potencial productivo del estado, que incluye infraestructura, tecnología, organización y vocación de las tierras ha permitido que el cultivo se consolide como una excelente opción para los productores; sin embargo, el pasar de los años ha definido que el precio de los futuros de algodón determinan en el arranque del ciclo agrícola el nivel de participación de los productores en la siembra, considerando precios por encima de 70 centavos de dólar por libra de algodón pluma un estímulo para incrementar su siembra y con precios inferiores al citado los productores optan por establecer cultivos alternativos como maíz, sorgo y chile, principalmente.

*Salvador Juárez Gurrola es agente de FIRA en Nuevo Casas Grandes, Chihuahua. La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]