Hace dos meses se esperaba que el 25 de junio pasaría a la historia como la fecha que puso fin a la pandemia en México, pero la realidad es que la curva no se aplana y que, en pocos días, las cosas podrían complicarse con la llegada de una nueva caravana migrante, que podría traer, cerca de 22,000 infectados.

Se trata de un éxodo de 75,000 personas, de las que al menos un 30% tendría Covid-19, que se está organizando en los países del Triángulo Norte para llegar a la Estados Unidos, y que en su tránsito por nuestro país se sumarían a los cerca de 198,000 casos que actualmente tenemos y podrían aumentar los contagios.

¡Vaya catástrofe! 

Pero también, vaya tema, porque en estos días el T-MEC entra en vigor, Estados Unidos se encuentra en periodo electoral, y nuestro presidente podría estar de visita en la Casa Blanca.

Haciéndome esto eco, con algunas de las palabras del embajador Agustín Gutiérrez Canet en su más reciente articulo, “¿Qué va a pasar si la prensa le pregunta a Trump, sentado al lado del presidente mexicano en la Sala Oval, si México pagará por el muro?”

Porque esto es algo que sin duda podría pasar en un contexto en donde el tema de la nueva caravana, se entrelaza con el tema del virus. Dándole nuevamente vida a una estrategia que el mandatario estadounidense ya ha utilizado anteriormente para promocionar su muro.

¿Se acuerdan cuando dijo que Tijuana era la ciudad con más casos en el mundo?

Ni siquiera es la ciudad que más casos tiene de México, pero estoy segura que al “republicano” le sirvió, para hablarle a su base.

Tal parece que AMLO podría caer en una trampa de la que ni el pasado, ni los neoliberales, lo salvarían.

¿Y qué hay de las deportaciones que EEUU ha hecho a México de migrantes con Covid-19?  ¿la exportación de casos no cuenta?  O ¿ese tema no se toca?

Porque se trata exactamente de lo mismo.

La convocatoria para la nueva caravana se dio a conocer por redes sociales y mensajes en grupos de WhatsApp, reuniendo a todos aquellos que buscan una mejor oportunidad de vida en el país de las barras y las estrellas. Esperando salir de la pobreza, la violencia, y la crisis por la aparición de la contingencia sanitaria que, ha agudizado la situación, hasta provocar una crisis alimentaria severa algunos países.

Que si las proyecciones de “los pesimistas” del FMI son ciertas, podría sólo empeorar, con la contracción del 9.4%  del PIB regional que se prevé para este año.

Los migrantes se encuentra en Honduras, Guatemala y en El Salvador, hace tres meses estaban en Panamá y Costa Rica, y han venido avanzando para lograr entrar a México cuando se abran las fronteras. Poniendo a prueba la porosidad y la corrupción de que son presas estas últimas, que en palabras del activista Luis Villagrán, podría ayudar a los migrantes a pasar por caminos de extravío.

Situación que podría exponer nuestra debilidad institucional, abrirle la puerta al caos , que le daría a Donald Trump, suficientes motivos para seguir impulsando su muro, cuándo quiere reelegirse.

Las imágenes que veremos dirán más que mil palabras.

Ahí viene la caravana, la curva no se aplana, y AMLO podría caer en una trampa.

El último en salir apague la luz.

Twitter: @HenaroStephanie 

*No te pierdas el podcast semanal en Spotify, Apple y otras plataformas.