Durante los últimos años, la agricultura orgánica ha tenido un avance significativo a nivel mundial. Ésta se podría definir como un método para producir alimentos en el que se evita el uso de fertilizantes y plaguicidas químicos

A manera detallada, este método implica muchos más elementos como el uso de materiales renovables, la rotación de cultivos, la utilización de vegetación para proteger el suelo contra la erosión, cumplir con las normas relacionadas con los cultivos orgánicos para obtener certificaciones, la protección al medio ambiente y a la salud, entre otros.

En los últimos años, este sistema de producción ha ganado terreno, demostrando que es más rentable y eficiente que la producción tradicional.

De acuerdo con información del Centro de Comercio Internacional (ITC), del Instituto de Investigación para la Agricultura Orgánica y del Instituto Internacional para el Desarrollo Sustentable, durante el 2016, un total de 178 países participaron con actividades de agricultura orgánica, 15% más en relación con el año anterior.

En relación con la superficie que se destina para el uso de la agricultura orgánica, ésta ha crecido a nivel mundial y cada año se agregan más hectáreas de tierra agrícola orgánica. Entre el 2006 y el 2015, dicha variable aumentó a una tasa promedio anual de 5.8 por ciento. Para el 2016, se llegó a un nivel de 57.8 millones de hectáreas, lo que significó un incremento de 15% a tasa anual con relación al año 2015, cifra récord.

Los países que tienen las mayores cantidades de hectáreas en las que están aplicando los requerimientos de la agricultura orgánica son Australia, Argentina, China, Estados Unidos, España e Italia. Estos seis países concentran 66.2% del total de superficie cosechada a nivel mundial.

Destaca el caso de Australia, ya que en este territorio se concentra 47% del total reportado a nivel mundial. Este país, en el 2000, reportó cerca de 5.3 millones de hectáreas para uso orgánico. Para el 2016, éste mostró un incremento considerable en el que reportó un total de 27.1 millones de hectáreas para este fin. México ocupa el lugar 13  en el mundo, aportando 1.2 % del total de superficie destinada para estos fines. De acuerdo con la información proporcionada por el ITC, nuestro país también destina cada vez más mayores áreas para el desarrollo de la agricultura orgánica.

Cada vez son más los productores que cultivan de manera orgánica en el mundo. De acuerdo con la última cifra reportada por el ITC, el número de agricultores orgánicos en el mundo fue por un total de 2.7 millones; de los cuales, 68.4% del total se encuentra en siete países: India con 30.6%, Uganda, México con 7.7%, cada uno, Etiopía con 7.5%, Filipinas con 6.1%, Tanzania con 5.5% y Perú con 3.4 por ciento.

Para México, éste es un mercado de gran relevancia, ya que la gran parte de lo que se produce de manera orgánica se destina para la exportación. Mañana comentaré algunos aspectos al respecto.

*José Cuevas Valdez es especialista de la Subdirección de Investigación Económica de FIRA.  “La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA”.

[email protected]