México no ha sido foco de interés de la UE en la última década

La Unión Europea ha degradado su interés por México y América Latina durante la presidencia de Jean-Claude Juncker al frente de la Comisión Europea. Ni siquiera el ascenso de Donald Trump al poder detonó un cambio de velocidad en el motor geopolítico de la Unión Europea con México.

Se acerca el final del quinquenio de la actual administración comunitaria. Junto a Juncker también se irá Federica Mogherini, la alta representante para la Política Exterior Europea.

Fue el entonces primer ministro italiano Matteo Renzi quien se obsesionó por colocar al frente de la diplomacia comunitaria a Mogherini, un personaje carente de experiencia en política exterior. Su único contacto con la Unión Europea lo había tenido a través de una beca Erasmus durante su época universitaria.

Hoy, Federica Mogherini leerá un discurso en la UNAM y dirá que América Latina es una región estratégica para la Unión Europea. Lamentablemente no ha sido así.

Para navegar en corrientes convulsas y profundas como lo son: la guerra civil siria, el gobierno etnocéntrico de Donald Trump, la expansión china, la dictadura venezolana o el gobierno autocrático de Erdogan, se requiere de una política exterior europea hiperactiva. Mogherini nunca lo ha sido.

Nunca pudo articular una táctica de cohesión entre los 28 miembros para acercarlos a la migración afgana, eritrea y siria; tampoco logró un papel preponderante para unificar a los 28 frente al bullying de Trump en contra de Europa; no ha podido lanzar sanciones políticas y económicas contundentes en contra de Nicolás Maduro, y qué decir de su tibia respuesta frente al crimen cometido por el príncipe heredero saudí Mohamed bin Salman en contra del periodista Jamal Khashoggi en Turquía.

La pregunta es: ¿a qué viene a México Federica Mogherini? En cinco años de su gestión sólo ha viajado a México en dos ocasiones, y lo ha hecho durante pocas horas. Seamos claros, para la UE, México no es un actor de su interés.

Mogherini no logró comprender que la UE en México sólo es conocida, pero sobre todo entendida, en pequeños círculos. ¿Cómo funciona el Consejo de Europa?, ¿qué facultades tiene la Comisión Europea?, ¿qué países de los 28 tienen la moneda euro?.

Mogherini prefiere las reuniones off the record porque, con seguridad, nadie hablará sobre sus funciones. El lunes visitó la dictadura cubana para vacunar los intereses de los 28 contra la Helms Burton versión Trump. Hoy se reunirá con Marcelo Ebrard para ultimar detalles del tratado de libre comercio (y asuntos que trataría con el presidente López Obrador), y al finalizar viajará a Colombia.

La renegociación del tratado de libre comercio entre Bruselas y Palacio Nacional no es suficiente para demostrar un compromiso de evolución en la relación entre ambas partes.

No ha existido sincronía estratégica entre la Unión Europea y México en la última década. Mogherini y su antecesora Catherine Ashton mostraron desdén hacia México. Ahora, Mogherini encuentra a un presidente mexicano carente de interés por el mundo. ¿O alguien duda de que el no haber invitado a los embajadores a su informe es casualidad?

Fausto Pretelin Muñoz de Cote

Consultor, académico, editor

Globali... ¿qué?

Fue profesor investigador en el departamento de Estudios Internacionales del ITAM, publicó el libro Referéndum Twitter y fue editor y colaborador en diversos periódicos como 24 Horas, El Universal, Milenio. Ha publicado en revistas como Foreign Affairs, Le Monde Diplomatique, Life&Style, Chilango y Revuelta. Actualmente es editor y columnista en El Economista.