Obligados por la emergencia nacional, finalmente los gobernadores accedieron a enlazarse remotamente a las sedes centrales del gobierno federal, pero no al búnker de Palacio Nacional, donde las comunicaciones —en teoría— estarían encriptadas por la inteligencia militar.

Ayer, los mandatarios estatales escucharon la propuesta de Acuerdo de Gobernabilidad y Unidad Nacional para combatir al Covid-19... vía Zoom, una plataforma digital que —ahora se sabe— presenta serios problemas en el cifrado de las videollamadas, como las que tuvieron con los equipos de la ministra Olga Sánchez Cordero y Alfonso Durazo Montaño. Ni en esas reuniones ni en las sesiones del Consejo de Salubridad General participaron el jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, ni el consejero jurídico del Gobierno de la República, Julio Scherer Ibarra.

En la reunión virtual con los secretarios de Gobernación, Olga Sánchez; de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, y el subsecretario Hugo López-Gatell, participaron todos los gobernadores, quienes escucharon de viva voz las medidas, tanto económicas como sanitarias y de seguridad social que implican el estado de emergencia sanitaria.

La reunión dejó a los mandatarios locales con un mal sabor de boca, pues se descartó tomar en cuenta a la minería como un sector esencial y, por ello, ya empezó su paralización, lo que será negativo para 656 comunidades en donde operan empresas mineras, en 25 entidades del país.

La actividad minera se ha mantenido como una palanca de desarrollo fundamental tanto en el ámbito social como en el económico. En el 2018, el sector minero metalúrgico en nuestro país representó 8.2% del PIB industrial y 2.4% del PIB nacional.

Los gobernadores de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme; de Sonora, Claudia Pavlovich, y de Chihuahua, Javier Corral, alertaron sobre los efectos negativos que tendrá suspender las actividades mineras hasta el 30 de abril. Sonora, por ejemplo, es el principal estado minero del país, con la generación de 30% de la producción nacional por 12% que genera Chihuahua, mientras que Coahuila cuenta con la principal zona carbonífera y representa el principal proveedor de carbón para la Comisión Federal de Electricidad. Adicionalmente, están las industrias que se verán afectadas por la falta de suministro de insumos provenientes de los minerales, entre las que están: la alimenticia, construcción, química, médica, eléctrica, energética y telecomunicaciones.

Otras ramas industriales están en espera de mayor precisión sobre las actividades esenciales y esperan que la Secretaría de Economía otorgue claridad en los siguientes días sobre el detalle y alcance de este listado, mientras que las ramas productivas ya han expresado la necesidad de instrumentar medidas de mitigación económica para apoyar a las empresas que se comprometan a mantener los empleos de sus trabajadores durante la emergencia sanitaria.

“Es urgente conocer qué medidas económicas concretas se promoverán desde Hacienda, el IMSS, y las secretarías de Economía y del Trabajo y Previsión Social, para ayudar a paliar los efectos económicos dentro de las empresas y, en consecuencia, garantizar los puestos de trabajo de los empleados de éstas”, planteó Mexicanos Contra la Corrupción.

Ayer, el presidente de la Cámara Nacional de Cemento, Jaime Rocha Font, informó al secretario Jorge Carlos Alcocer que iniciaría el proceso para la suspensión de las operaciones de las empresas agremiadas.

Un “paro responsable”, forzosamente gradual, que además buscará evitar inseguridad y desabasto: las actividades de despacho continuarán hasta mañana, viernes 3 y el abasto a la obra pública y privada será efectivo a partir del sábado 4, incluido a las más de las 62,000 ferreterías del país y otros distribuidores. Las plantas cementeras cerrarán en los próximos siete días.

Alberto Aguirre

Periodista

Signos vitales

Periodista y columnista de El Economista, autor de Doña Perpetua: el poder y la opulencia de Elba Esther Gordillo. Elba Esther Gordillo contra la SEP.