Conforme se acercan las elecciones, más y más nos hablan los analistas y organismos internacionales sobre los escenarios de riesgo ante cambios en el rumbo del manejo macroeconómico. Unos se rehúsan a poner nombre y apellido a su clara observación, y otros, las calificadoras y analistas de corredurías, se atreven a mencionar la advertencia completa: la eventualidad del triunfo en las elecciones de Andrés Manuel López Obrador, vendría acompañada de incertidumbre ante los dichos y menciones que ha hecho en los 12 años de campaña que le anteceden, acerca de mercado energético, la inversión privada y su intención de priorizar al mercado doméstico.

 

La semana pasada estuvieron en México funcionarios del más alto nivel de organismos internacionales: José Angel Gurría, Secretario General de la OCDE y Gabriela Ramos, Directora de la OCDE. Y días más tarde, el Economista Jefe para América Latina del Banco Mundial, Carlos Végh.

En opinión de los dos organismos, las elecciones traerán volatilidad, lo que terminará presionando al peso e indirectamente a la inflación, y esta misma depreciación tendrá repercusiones en la economía.

 

El economista del Banco Mundial, Carlos Végh nos explicó en entrevista, la única otorgada a un medio mexicano en su visita que “Es innegable y está comprobado científicamente que la incertidumbre siempre afecta un poco el crecimiento”.

De ahí su previsión de crecimiento para México, en 2.1%, la menos optimista entre los organismos internacionales como la OCDE, que anticipa una expansión del 2.8%; la del FMI que está en 3% (y será revisada en cuatro semanas) y la de CEPAL, que anticipa una expansión de 2.4 por ciento.

 

Végh confió que ninguno de los tres candidatos haría cambios importantes sobre las reformas que se han hecho en los últimos cinco años. De hecho, enfatizó que “si hubiera alguna diferencia entre candidatos, sería más una de matiz que de fondo”.

 

Diferente gobernar, que hacer campaña: OCDE

 

Aparte, también en entrevista exclusiva, la Directora de la OCDE, Gabriela Ramos, esgrimió que quien quiera que llegue a la presidencia, verá que es diferente estar en campaña, que gobernar. “Y cualquier candidato que de verdad tiene el compromiso con México, tendrá la sensatez de revisar lo que sirve y adecuarlo a  sus agendas y lineamientos”.

 

Con la sugerencia en la cartera, de que México desarrolle una segunda ola de reformas, la funcionaria resaltó que esperan que los resultados de los cambios estructurales en ejecución en los sectores laboral, financiero, fiscal, energético y de telecomunicaciones, entre otros,  de las “tienen que llamar a la prudencia de quien quiera que llegue a la presidencia, al menos para revisar los factores positivos y preservarlos”.

 

Y consignó: “Las contiendas en el mundo, no solo en México, nos muestran que más allá de las propuestas llamativas, lo que priva al frente de una administración, suele ser la prudencia”.

 

La visión de las calificadoras

Las agencias Standard & Poor´s y Fitch, ratificaron la nota soberana de México en “BBB+” con perspectiva estable, lo que señala que no hay riesgo de mediano plazo para un cambio en las políticas económicas que privan en el país y que puedan poner en riesgo la estabilidad financiera y el manejo de las cuentas nacionales.

 

Si acaso el candidato de izquierda, Andrés Manuel López Obrador, resulta ganador de la contienda, el cambio de gobierno se daría hasta fines de este año y antes de impulsar modificaciones sobre el manejo macro, tendría que negociar con un Congreso que estará claramente dividido, nos explicó en entrevista el analista de S&P, Sebastián Briozzo.

 

Y la semana pasada, la calificadora Fitch, tras sostener la nota soberana tres grados arriba del grado de inversión, argumentó que “una administración liderada por el candidato izquierdista, Andrés Manuel López Obrador, existe el riesgo de una implementación más lenta de la reforma especialmente en el sector energético, una mayor reorientación de la política económica hacia una mayor intervención estatal y un gasto fiscal más alto”.

En este contexto, “se puede esperar que se intensifique la volatilidad del mercado financiero, desde antes de las elecciones julio, o después, y representar otro obstáculo para la inversión y el crecimiento”, previeron.

 

Pues la moneda está en el aire, y varios analistas y corredurías están armando escenarios. Unos nos los comparten. Otros, son más discretos. Pero la proximidad de las elecciones les hará mostrar sus cartas.

 

De mis Apuntes

Les cuento que estamos a la espera de que el Comité Federal del Mercado Abierto (FOMC) del Fed, dé a conocer su anuncio monetario. El mercado apuesta por una subida de 25 puntos base. Carlos Capistrán, Economista en Jefe para México y Canadá en Bank of América Merrill Lynch, dice que será el primer movimiento del año, de tres seguros. Pero advierte que ante el riesgo de presiones inflacionarias por la mejor situación económica de EU, podría haber un cuarto incremento este mismo año.

Atención: Banco de México.

Quedo a sus órdenes, como siempre, en mi cuenta de twitter @morales_yoly

YolandaMorales

Reportera de Finanzas Globales

A la cuenta de tres

Yolanda Morales Quiroga es “corresponsal itinerante” en organismos financieros internacionales, apasionada de la macroeconomía y la política monetaria y contadora de historias, detrás de sus apuntes de reportera. Oficio en el que se ha desempeñado por 19 años.

Reportera de Finanzas Globales, blogger y conductora del Programa en línea de El Economista, Voces en Directo.