Por segunda vez en lo que va del año, la cotización de eDreams sufre desplomes de más de 30 por ciento.

El pasado mes de marzo se hundió 29% en una sola jornada, la del 8 de marzo, y un día después perdió otro 2% adicional.

La desbandada de los inversionistas se produjo como reacción al anuncio de eDreams de descartar la entrada de nuevos accionistas de referencia en el grupo.

En su comunicado, añadieron que “los potenciales inversionistas han asignado un perfil de riesgo” al plan de transformación de la empresa “que no coincide con la opinión del consejo de administración”.

El desplome desinfló su cotización por debajo del umbral de 4 euros por acción. Tres meses después, recuperó con creces este nivel, hasta llegar al día previsto para la publicación de sus resultados, el 27 de junio, en 4.52 euros.

Desde entonces, las acciones de eDreams han cerrado todas las sesiones a la baja.

Los resultados obtenidos en su ejercicio fiscal finalizado el 31 de marzo depararon un beneficio neto ajustado de 32.2 millones de euros, 2% más que un año antes, y los ingresos crecieron 5%, hasta 508.6 millones de euros.

Pero las previsiones anunciadas por la compañía eclipsaron los resultados.

Para el ejercicio fiscal en curso, iniciado el 1 de abril, augura un comportamiento plano en su negocio, debido a la inversión realizada para potenciar las reservas mediante dispositivos móviles y a la mayor transparencia en su política de precios.

Con este escenario, limita sus previsiones a un ebitda similar a los 118 millones registrados en el ejercicio anterior y a unos ingresos en línea también con los 509 millones obtenidos en el anterior ejercicio.

En el caso de las reservas, que crecieron 3% en el periodo finalizado el 31 de marzo, prevé una baja de 4 por ciento.

La reacción de los inversionistas fue contundente. El mismo día que publicó sus resultados, el pasado miércoles, sus acciones se hundieron 14.2 por ciento.

El castigo se agravó otro 9% un día después.

En la última jornada del primer semestre perdió 1.28% adicional y los descensos se repitieron en la sesión inaugural del segundo semestre, con nuevos recortes de 2.59 por ciento.