El inicio de semana nuevamente se vio enmarcado por una fuerte aversión al riesgo que se reflejó en una caída generalizada de las bolsas mundiales.

Los mercados financieros se encuentran en medio de lo que parece una tendencia bajista, arrastrados por la incertidumbre en torno de la crisis de deuda en países de la zona euro.

A la crisis helénica se le suma la baja en la perspectiva crediticia para Italia por parte de Standard and Poor’s a negativa desde estable . Mientras que Fitch bajó el panorama para la deuda de Bélgica.

De esta manera, las bolsas europeas cerraron con fuertes caídas, el índice FTSE MIB de Italia se desplomó 3.32%, mientras que el DAX de Alemania y el ATG de Grecia se hundieron 2 y 1.33%, respectivamente.

Mientras que el IBEX-35 de España cayó 1.41%, afectado además por la derrota en las elecciones regionales del partido gobernante.

Ahora es algo más que Grecia. Es más una reflexión sobre la incapacidad de la Unión Europea (UE) de resolver cualquier cosa, lo que hace a la gente preocuparse más allá de Grecia , declaró Lothar Mentel, responsable de inversión en Octopus Investments.

Para que repunten las bolsas será necesario que la UE presente algo inteligente en lugar de comprar tiempo , agregó Mentel.

Las preocupaciones sobre una reestructuración de la deuda griega van en aumento, luego de que el Banco Central Europeo afirmará que no financiará a los bancos helénicos ante la posible reestructura.

El sector bancario europeo sería gravemente afectado por una cesación de pagos de Grecia, ya que la banca comercial tiene una gran exposición a la deuda griega; entre los más afectados, además de los helénicos, destacan los bancos franceses, alemanes y británicos.

Mientras que en Wall Street los principales índices accionarios cerraron en mínimos de un mes, golpeados por decepcionantes cifras industriales en la zona euro y China.

MATERIAS PRIMAS, AFECTADAS

Así, en línea con los mercados financieros,las materias primas como el petróleo sufrieron fuertes retrocesos.

Los precios fueron golpeados también por una importante recuperación global del dólar, debido a que los inversionistas optaron por la divisa y por la deuda del Tesoro estadounidense como un activo de refugio; así, el euro cayó a mínimos de dos meses.

El crudo WTI cayó 2.4% a 97.70 dólares el barril, mientras que el Brent retrocedió 2.04% a 110.10 dólares.

En tanto, a pesar del avance del dólar, el oro al contado tocó máximos de casi dos semanas a 1,515.29 dólares la onza, con un alza de 0.5 por ciento.

Especialistas coinciden en que la carrera para un repunte del dólar apenas está iniciando, toda vez que el fin del alivio cuantitativo de la Fed está a punto de finalizar, lo que en el corto plazo no sólo presionará aún más al precio de los commodities, sino también a la renta variable.

[email protected]