El multimillonario estadounidense Warren Buffett rechazó la oportunidad de hacerse de la emblemática joyería Tiffany & Co, y concluyó el 2019 como el cuarto año consecutivo en que su fondo de inversión, Berkshire Hathaway, no realizó ninguna adquisición de importancia.

Luego de que Tiffany recibiera una Oferta Pública de Adquisición por parte del grupo francés de artículos de lujo LVMH, el gigante joyero invitó a Buffett a que hiciera una contraoferta, según informó el Financial Times.

El presidente ejecutivo de Berkshire Hathaway es admirador desde hace años de Tiffany, e incluso vio en la joyería una de sus posibles compras.

De hecho Buffett ayudó a Tiffany a sortear su crisis financiera en el 2009, comprando 250 millones de dólares de su deuda ese año.

Pese a todo ello, el empresario rechazó hacer una contraoferta a Tiffany, dejándole el camino libre a LVMH, firma que finalmente ofreció adquirir la joyería estadounidense por 16,200 millones de dólares el pasado noviembre.

Esta situación decepcionó a los inversionistas de Berkshire Hathaway, pues reclaman que el fondo de inversión tiene 128,000 millones de dólares en efectivo para gastar y hace cuatro años que no sale de compras.

Buffett tiene como argumento que el precio de las compañías que podrían ser adquiridas están “por los cielos, muy sobrevaluadas”.

Recientemente, Buffett realizó una oferta de 5,000 millones de dólares por Tech Data (un distribuidor de tecnología), pero se retiró al perder la apuesta ante el fondo Apollo Global Management, luego de que éste elevara su oferta.

[email protected]