El petróleo cerró con fuertes ganancias este miércoles en Nueva York, en un mercado expectante luego de que el presidente estadounidense suspendiera sus vacaciones para retomar las negociaciones para recortar el déficit en Estados Unidos, el mayor consumidor mundial de crudo.

El barril de "light sweet crude" (WTI) con entrega en febrero subió 2.37 dólares a 90.98 dólares en el New York Mercantile Exchange (Nymex), máximo en casi 10 semanas.

En Londres, el barril de Brent del Mar del Norte con entrega en febrero cerró a 111.07 dólares en el Intercontinental Exchange (ICE), con un alza de 2.27 dólares con respecto al lunes.

La expectativa de que se retomen "las discusiones sobre el precipicio fiscal" en Washington, tras el descanso de Navidad, sostuvo los precios del petróleo, destacó Bill Baruch, de iiTrader.com.

El presidente Obama decidió recortar sus vacaciones para volver este miércoles a Washington para intentar llegar a un acuerdo con los republicanos para evitar la cura de austeridad, un alza de impuestos sumado a fuertes recortes del gasto, que entrarían en vigor el 2013.

Estas medidas de austeridad podrían llevar a una desaceleración de la actividad económica en Estados Unidos, un indicio negativo para la demanda de energía en el mayor consumidor mundial de crudo.

Si demócratas y republicanos logran llegar a terreno común, "esto juega a favor del precio del barril", explicó James Williams, de WTRG Economics.

Los precios del crudo además fueron impulsados según el experto por un repunte de las tensiones en Irak, donde las autoridades del Kurdistán detuvieron casi completamente las exportaciones de petróleo si Bagdad no cancela una deuda de 300 millones de dólares.

Sin embargo, Williams afirmó que los intercambios fueron pocos, por lo que al fuerte alza del crudo puede atribuirse a la ausencia de muchos inversores por el periodo de fiestas.

RDS