El petróleo bajó en Nueva York y subió en Londres en un mercado sostenido por la inquietud por la futura producción de Venezuela e Irán.

En el mercado londinense, el Brent para entrega en julio subió a 79.57 dólares al ganar 35 centavos. Durante la sesión llegó a valer 80.49 dólares.

En cambio en Nueva York el barril de "light sweet crude" (WTI) para junio, perdió de 11 centavos a 72.13 dólares. En las operaciones llegó a valer 72.83 dólares; su mejor precio desde noviembre de 2014.

"Los precios terminar casi incambiados pero no hay que olvidar que ya están en un nivel elevado debido a las inquietudes por la oferta" en el mercado mundial, dijo Bart Melek de TD Securities.

Irán está en la mira de Estados Unidos que ha prometido aplicarle las "sanciones más fuerte de la historia" por considerarlo un país promotor de terrorismo. Teherán evitará esas sanciones solo si acepta una docena de exigencias de Washington.

"Dadas las amenazas de sanciones, nuevas empresas pueden anunciar su salida de Irán", un gran productor de petróleo, dijeron analistas del Commerzbank. La francesa Total ya avisé que desistirá de un proyecto gasífero en Irán a menos que Estados Unidos evite sanciones.

Otro elemento que pesa en la oferta es la situación de Venezuela que está sumergida en una enorme crisis política y económica y numerosos países no reconocen la reelección del presidente socialista Nicolás Maduro en las elecciones del domingo.

Estados Unidos ya anunció el lunes sanciones financieras a Venezuela pero que no alcanzan al petróleo.

"Poco importa que haya sanciones estadounidenses o no. Venezuela puede por si misma acabar con su sector de hidrocarburos", dijo ele analista David citado por la agencia Bloomberg.

A su juicio la producción de Venezuela está cayendo tanto que hacia fin de año será de menos de un millón de barriles por día.