En medio de un incierto panorama en los mercados, alza en las tasas de interés, proyecciones de un menor crecimiento económico y mayor inflación, las acciones de las desarrolladoras de vivienda no encuentran piso en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Desde que se conoció que Donald Trump sería el próximo presidente de Estados Unidos y hasta el cierre del pasado viernes, las acciones de Urbi, Homex y Geo se han venido abajo. Las tres reiniciaron el año pasado la cotización de sus títulos en el mercado bursátil, luego de haber sido suspendidas por entrar en un proceso concurso mercantil.

El precio de los títulos de Urbi son los que más han registrado minusvalías, al acumular una caída de 69.27%, para intercambiarse en 6.57 pesos cada una desde 21.38 pesos en que cotizaba el 8 de noviembre del 2016, aunque en el año, el retroceso representa 12 por ciento.

Sobre Casas Geo, quien después de librar el concurso mercantil se puso como meta colocar 6,000 viviendas en el 2016, sus títulos que el viernes se cerraron en 4.01 pesos por unidad se han desvalorizado 44.61% en el periodo referido y en lo que va de este mes de febrero han caído cerca de 33 por ciento.

La historia de Homex no ha sido distinta, pues sus títulos valen 1.09 pesos cada uno y se han depreciado alrededor de 39.44% en la BMV, mientras que en lo que va del 2017 se han mantenido con una variación negativa de 2.67 por ciento.

Las que menos pierden

Ara, la única empresa del sector de la vivienda que se mantuvo firme durante la crisis económica que afectó a sus pares, también ha sido castigada por el mercado bursátil.

Lo anterior, después de la fuerte volatilidad desatada tras los resultados electorales en Estados Unidos, el año pasado.

Las acciones de la empresa dirigida por Germán Ahumada se intercambian en 6.59 pesos.

En lo que va del año, se han recuperado 1.5 por ciento.

En el mismo periodo, los títulos de Sare quien después de librar la crisis financiera ahora trabaja en un plan para institucionalizarse y generar mayor rentabilidad para sus inversionistas se han depreciado 22% en la BMV.

Los papeles de la viviendera apenas alcanzan un valor de 0.14 pesos y tienen una ligera caída de 2% durante este año.

Los títulos de Cadu, quien cotiza en la BMV desde diciembre del 2015, se han depreciado cerca de 23%, los cuales se negocian en 11.49 pesos cada uno; en lo que va del año, las pérdidas acumuladas en su precio suman 17.45 por ciento.

Javer, que debutó hace un año en el mercado bursátil mexicano, acumula actualmente un retroceso desde el 8 de noviembre del 2016 de 2.56% en el precio de sus acciones, para ubicarse en 17 pesos por título.

Vinte tiene apenas cuatro meses de cotización en la Bolsa mexicana.

Sus títulos se intercambian en 26.31 pesos cada uno. Prácticamente, se mantienen en el rango del precio inicial de su debut en Bolsa, que fue de 26.32 pesos por papel.

Índice cae

El Índice Habita, el indicador bursátil que agrupa a cinco empresas del sector de la vivienda, desde el 8 de noviembre pasado lleva una tendencia bajista, con un retroceso de 20 por ciento.

En lo que va del presente año el indicador del sector se mantiene con un retroceso de 5 por ciento.

judith.santiago@eleconomista.mx