Las ventas trimestrales de Alphabet, la matriz de Google, cayeron por primera vez en sus 16 años de cotización bursátil, pero el descenso fue menor de lo esperado ya que muchos anunciantes se mantuvieron ligados al más popular motor de búsqueda por internet durante la pandemia.

La firma con sede en Mountain View, California ingresó durante los primeros seis meses del año 79,456 millones de dólares, un 5.5% más que los 75,283 millones facturados entre enero y junio de 2019, y sus accionistas recibieron 20.16 dólares por título, frente a los 23.91 de hace un año.

Se trata del primer declive en beneficios de la historia de la empresa, que se produce con los cambios en el mercado como consecuencia de la crisis del coronavirus, y pese a que Alphabet recortara a la mitad sus gastos en publicidad y márketing en la primera mitad de 2020 y congelara la contratación de empleados tratando de anticiparse a la ralentización del mercado por la pandemia.

Pese a este descenso de beneficios, la compañía superó las expectativas del mercado en sus ingresos del segundo trimestre, que fueron de 38,297 millones de dólares frente a los 37,370 millones que se esperaban, en las que destacaron las retribuciones obtenidas por la publicidad de Google, que ascendieron a 29,867 millones, casi un 80% del total.

El resto de ingresos proviene, principalmente, de su plataforma de servicios en la nube, Google Cloud, que ascendieron en el segundo trimestre del año a 3,007 millones de dólares, o la publicidad de YouTube, que ascendió a 3,812 millones.

Las acciones de Alphabet subieron 1.2% a 1.557,81 dólares después de que la empresa publicó los resultados del segundo trimestre. El papel avanzó el jueves hasta un máximo previo a la pandemia de aproximadamente 1.525 dólares.

Con sus herramientas principalmente gratuitas para navegar por la web, ver videos y hacer teleconferencias, la unidad de Google se ha convertido en una parte importante de la vida de muchos consumidores durante la pandemia, ya que las medidas de confinamiento obligaron a las personas a confiar en internet para trabajar y entretenerse.

Pero los patrocinadores de Google han sufrido despidos masivos y otros recortes durante la pandemia, y los presupuestos de marketing a menudo son los primeros en verse afectados, especialmente por grandes clientes como motores de búsqueda de viajes, aerolíneas y hoteles.

El negocio de los anuncios de Google lleva mucho tiempo desempeñándose al ritmo de la economía en general y, según cifras divulgadas el jueves por el Departamento de Comercio, la economía estadounidense se contrajo a su mayor ritmo desde la Gran Depresión en el segundo trimestre.

Google pareció superar la desaceleración mejor que antes, ya que la pandemia ha hecho que internet sea más atractivo para los anunciantes que la televisión, la radio y otras vías.

(Con información de Diario Expansión / España)

erp