La pérdida neta de Gruma fue de 2,591 millones de pesos en el cuarto trimestre del año pasado, como resultado de los cargos virtuales relacionados con la cancelación del valor en libros de su inversión neta directa en Molinos Nacionales (Monaca) y Derivados de Maíz Seleccionado (Demaseca), en Venezuela.

Además, de las cuentas por cobrar que ciertas subsidiarias de Gruma tenían con Monaca.

La fabricante de harina de maíz más grande del mundo, Gruma, destacó en su reporte de resultados del cuarto trimestre del 2015 que su flujo operativo (EBITDA) mostró un crecimiento de 25%, a 2,490 millones de pesos, con respecto al mismo periodo del 2014.

Según la compañía regiomontana, los elementos que contribuyeron al aumento del EBITDA fueron, entre otros, la debilidad del peso frente al dólar estadounidense, que benefició a los ingresos de Gruma Corporation y el aumento en el mayor volumen de ventas.

En ese sentido, la emisora reportó un aumento en sus ventas de 17.5%, a 15,164 millones de pesos, mientras el volumen de ventas subió 4%, a 977,000 toneladas, en el mismo lapso.

En el último trimestre del año pasado, los gastos de ventas y administración como porcentaje de las ventas netas, presentaron incrementos de 24.3 y 23.9%, respectivamente, debido a que Gruma Corporation en Estados Unidos representa una mayor proporción de los resultados consolidados.

En términos absolutos, los gastos de ventas y administración de la firma regiomontana productora de harina de maíz repuntaron 19%, a 3,685 millones de pesos, básicamente por el efecto de la depreciación de la moneda local y, menor grado, por mayores gastos en Gruma Centroamérica y GIMSA.

[email protected]